La escala humana

 
 
   
 
Mini es madre, cabeza de familia de un hogar con tres hijos a los que les gusta la música y que para nada se sienten orgullosos de su progenitora. Nadie puede creer que exista una madre así, desinteresada de la vida de sus hijos y detrás de todo, con cierta tendencia a la locura con actos maniáticos y dementes que crean el pánico en toda la casa.
Silvi, Leandro y Nene no saben qué hacer con ella, no la comprenden y hasta parecen no quererla. Silvi es la pequeña consentida, Leandro el mayor y quien trata de imponer un poco de autoridad y orden, mientras Nene utiliza más la razón para proponer soluciones a los problemas que causa su madre.
Las palabras de Mini parecen un mar de confusiones y de incoherencias, hasta que sus hijos entienden que están al frente de una asesina, que al parecer sin querer acabó con la vida de una mujer en el mercado, cosa que no le preocupa, como sí no haber comprado limones para los chorizos.
Las locuras de la mujer no terminan ahí, sus hijos idean todo tipo de planes para esconder el cadáver de la primera víctima sin que Norberto Suárez lo note, un policía que entra en escena y que se encariña con los muchachos a través de la música. Suárez además, termina involucrado sentimentalmente con la excéntrica Mini, aumentando la tensión dentro de la familia y para el mismo público. Pero, ¿cuál es la verdadera intensión de este policía “enamorado”? ¿Qué actitud tomarán los hijos ante esto?, preguntas que se resolverán en un desenlace inesperado y vibrante, donde habrá acción, disparos y la verdad saldrá a flote.

Humor y dirección
Este grupo, que lleva nueve años trabajando la técnica de la improvisación, y es creador de la primera academia de esta modalidad en la ciudad, presenta esta vez La escala humana, una obra de texto que no los aleja de su estilo, ni del humor negro que los caracteriza, bajo la dirección de Jorge Hugo Marín y con la actuación de Gustavo Miranda, David Sanín, Adriana Ospina, Catalina Hincapié y Ricardo España.
Marín es conocido por su trabajo con el Teatro Nacional de Bogotá en reconocidas obras como Tu Ternura Molotov, Al Diablo la Maldita Primavera y Hamlet, entre otras. En cine, en Te Amo Ana Elisa y en algunas telenovelas.
“Esta es una escala humana distorsionada, fracturada y disfuncional, que busca sostenerse con la pretensión de ser autosuficiente, una verdad parodia, que parece ajena y que no deja de producirnos risa, pero que en últimas es el más crudo y tenebroso espejo de nuestros hechos”, explica Marín, director del montaje.
La escala humana terminará sus funciones este viernes 3 de abril y sábado 4, en la sala de Acción Impro.

Informes:
444 8808.