La educación como solución al conflicto

El sociólogo brasileño Waldemar de Gregori, autor e investigador en temas de educación, habló sobre educación y desigualdad
Waldemar de Gregori Foto Juan David Caicedo

Por Laura Montoya Carvajal
laura.montoya@vivirenelpoblado.com.co

Este académico de 81 años vino a Medellín como invitado al Simposio de nuevas Pedagogías realizado en el Colegio Palermo la semana pasada. Su prestigio radica en sus investigaciones en Cibernética Social Proporcionalista y la teoría del conocimiento tricerebral iniciadas desde los años 70.

El sociólogo sostiene que la educación tricerebral es necesaria para el bienestar social. Otra mirada para una ciudad que, a pesar de haber tenido el mayor porcentaje de inversión entre 2012 – 2015 (un 27,4%, según Medellín Cómo Vamos), aún tiene estudiantes en niveles muy bajos frente a los promedios internacionales.

¿En qué consiste la teoría de los tres cerebros?
“Todos tenemos tres cerebros: el izquierdo se desarrolla aprendiendo a hablar, a leer y a escribir; el derecho por vínculos afectivos, enseñando respeto, belleza, oración y arte; y el central se desarrolla enseñando a caminar, a sentarse, a comer bien y a andar limpio. Son tres bloques de funciones y competencias. El comportamiento es expresión de lo que tienen en los tres cerebros: si solo tiene central solo expresa fuerza, violencia, si tienes solo derecho es puro amor y pajaritos, y si tienes solo el izquierdo es pura habladuría. Solo sirven los tres juntos”.

¿Cuáles cambios necesita el modelo educativo tradicional?
“Los profesores están obligados a cumplir con un currículo anticuado de más de 200 años que solo se enfoca en el cerebro izquierdo. Si no se reforma este currículo, se daña el cerebro. La escuela no enseña educación profesional financiera. Los de la clase alta en general continúan en la clase alta, con buena educación familiar, pero la familia del pobre en ocasiones es ausente, muy a menudo el papá no está. No tienen educación financiera o profesional para ser emprendedores, buenos trabajadores o ahorrar”.

¿Cómo establecer la relación de la desigualdad con el conflicto?

“Como hay desigualdad, porque hay unos listos arriba y unos con poca educación abajo, esta interacción funciona como cuando un perro es maltratado: él te ataca. Así fue con las Farc. Era un grupo de campesinos que no tenía educación, pero tenía rabia y furia, luego armas. Los de arriba tienen un cerebro perverso, el cerebro izquierdo desarrollado para hacer cálculos de cómo oprimir al otro. Porque no lo respeta ni le tiene solidaridad, características del cerebro derecho”.

¿Qué opina de la idea del Gobierno de lograr la paz con los acuerdos?
“Las Farc se levantaron porque había alta desigualdad en la propiedad de tierras, en profesiones, en dinero, y el tratado no cambia eso, no cambia la educación, no aumenta el apoyo a la familia para que eduquen mejor a sus hijos. ¿Cómo quieren la paz si continúan los vicios anteriores?”.