La clave es la originalidad

La clave es la originalidad
La tercera versión de Expotatuaje está a la vuelta de la esquina

Mariposas, delfines y letras chinas en la parte inferior de la espalda no han dejado de ser peticiones que hacen las mujeres en los salones de tatuajes, pero sin duda hay nuevas tendencias. El tatuador Edwin Castillo, con más de 14 años en este oficio, explica que, a pesar de hacerse tatuajes más pequeños, las mujeres son quienes más visitan su local en la calle 10. En promedio, de cada tres clientes, dos son mujeres, y una gran cantidad de ellas llegan con solicitudes que no son exactamente el resultado de una reflexión o una gran chispazo de creatividad. “Vienen a pedir las mismas estrellitas de la cantante Rhianna, o un tatuaje idéntico a uno de los de Angelina Jolie”, dice Edwin. Algunas de ellas se los hacen en lugares escondidos, pero suelen regresar para ampliarlo o hacerse uno que puedan exhibir.
Pedro Cañón, diseñador gráfico y artista, ha sido tatuador desde hace seis años. En su negocio también ha visto este comportamiento femenino. Cuenta que ahora lo que muchas jóvenes piden son frases escritas en otros idiomas, y sobre el costado. Suelen ser mujeres menores de 30 años “que lo que quieren es tener frases como del estatus de alguien en Facebook”, dice Pedro. “Uno las aconseja pero a veces vienen muy decididas”. Las mujeres entre 30 y 40 suelen pedir motivos relacionados con su familia y agrega que las mayores de 40 años ya no se acercan a la aguja. Pero entre las jóvenes aún se ve la desafortunada elección del nombre del novio o un tatuaje igual al de su pareja.
Con la tercera versión de Expotatuaje a la vuelta de la esquina (16, 17 y 18 de noviembre, en Plaza Mayor) serán muchas las que se estarán cuidando un nuevo diseño ese fin de semana.