La calle sustituyó al parque

  
 Esta calle era hace unos meses la zona verde que la comunidad tanto defendió. A pesar de las protestas, la vía está casi terminada aunque el Municipio de Envigado analiza si repone el verde en otro sector del barrio. 
   
 Diagonal a La Frontera, en la Avenida El Poblado con la calle 23 Sur, barrio Bosques de Zúñiga, decenas de personas se juntaron con pancartas y arengas para impedir el inicio de una obra vial que acabaría con un bosque donde los niños jugaban y que era hogar de algunas especies animales. Según la comunidad, este espacio está escriturado como zona verde peatonal y sólo sería revisado en caso de emergencia, y para ellos este no es el caso. Para la Alcaldía de Envigado, el desarrollo de esa vía estaba contemplada desde el Plan Vial de 1970.
Así las cosas, cuando un juez levantó la medida cautelar sobre la acción popular interpuesta por la comunidad, unos 30 miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad), ingresaron al parque desplazando la pacífica protesta para darle inicio a la demolición y al proyecto vial que hoy en día se desarrolla.

Impotencia y desengaño
Varios miembros de la comunidad coinciden en que la obra tiene intereses escondidos, que este incidente tiene que ver con la tala de unos árboles hace un año en un lote contiguo, donde próximamente se construirá un centro comercial. “Esta vía para lo que sirve es para una zona de cargue y descargue de ese centro comercial, ese es el interés real que hay detrás de todo esto”, indicó un joven que protestaba frente a la Alcaldía.
Gloria Ángel, habitante del barrio, afirmó que “la vía no tiene incidencia en lo vial, no descongestiona nada porque aquí las cuadras son cerradas. Ellos lo que quieren es dar por terminado el proceso, ya la zona verde desapareció y lo que sentimos es impotencia frente al poder económico, la Alcaldía nos dio la espalda”.
Margarita Álvarez, miembro del Comité Cívico Urbano de Bosques de Zúñiga, sostuvo que “desde la alcaldía de Jorge Mesa está por escritura que se dejaba esa zona verde peatonal y que sólo se podía cambiar en una emergencia, pero una emergencia no es facilitarle una vía a un particular. El Alcalde de Envigado, José Diego Gallo, se había comprometido con nosotros en no tocar el bosque pero vea lo que pasó”.
Álvarez agregó: “Si ganamos la acción popular ¿cómo volvemos el parque a su estado natural? Los parques son los puntos de encuentro de la comunidad, los niños del barrio no entienden lo que pasó, los pájaros y las ardillas ya se fueron”.

“Una vía necesaria”
Para la Alcaldía de Envigado, la obra descongestiona el tráfico vehicular y estaba incluida en una licencia urbanística de la Curaduría Primera, contenida en el Plan Vial del Municipio y en un estudio de movilidad.
Juan Diego León, Jefe de la Oficina Asesora de Planeación del Municipio de Envigado, argumentó : “Esto es una solución macro; era una vía necesaria que va a permitir que los carros no tengan que ingresar a la zona de conflicto vial en La Frontera, y además recordemos que viene el Metroplús, entonces habrá un carril menos. La comunidad cree que el barrio es un bosque inmenso pero la realidad es otra, lo de bosque sólo es el nombre porque entre la Avenida Las Vegas y la Avenida El Poblado, esa faja es la zona de más alta densidad habitacional de Envigado, son 300 viviendas por hectárea”, dijo el funcionario.
El pasado 28 de mayo se llevó a cabo una audiencia con el juez, la constructora, el Alcalde José Diego Gallo y el comité cívico representando a la comunidad, reunión que dejó 3 propuestas: reintegrar el parque como estaba en el mismo sitio, buscar otro lugar del barrio para compensar el espacio, o someter el caso a votación popular con la comunidad de Zúñiga y que decida si quiere vía o parque. Se espera una definición para el próximo 1 de julio.
Margarita Álvarez del Comité Cívico Urbano Bosques de Zúñiga, dijo que “es la primera vez que el juez nos escuchaba y eso fue muy bueno, además fue nuestra oportunidad de demostrarles a todos con planos y documentos que estaban equivocados”.