La buena vibra de Ojo de Buey vuelve a Medellín

Estos músicos de Costa Rica combinan ritmos latinos, rock y sus vivencias personales para buscar la autenticidad. La cultura caribeña también se oye y se baila en su música
Ojo de buey
La banda la integran Cayeto, Bruno Carboni, Víctor Rojas, Dago Rodríguez y Alejandro Chacón. Fotos cortesía

Por Laura Montoya Carvajal

Por cuarta vez, la banda costarricense Ojo de Buey viene a Colombia, en esta ocasión para presentarse en el Grove Festival este sábado 30 de enero. Allí compartirán por primera vez escenario con el estadounidense Matisyahu, nominado al premio Grammy en 2007. Antes, han tocado con Cultura Profética, Calle 13, Sean Paul, Los Cafres, SOJA, Natiruts, Rebelution y otros más.

Ocho años de canciones han unido a estos cinco músicos, que se conocieron por la afinidad con el reggae y otros géneros musicales. Influenciados por la provincia de Limón de Costa Rica y la cultura caribeña, Bruno Carboni y Carlos Agüero ‘Cayeto’ iniciaron este proyecto que creció y les ha permitido viajar y cultivar seguidores en Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Panamá, Estados Unidos y México.

Cayeto, Carboni, Víctor Rojas, Dago Rodríguez y Alejandro Chacón componen e interpretan reggae fusión con trompeta, trombón, teclado, percusiones, guitarra y bajo y voz. Hasta ahora, tienen dos trabajos discográficos en el mercado: Sabor en un Tiempo Cruel, lanzado en 2011, y Repelente pal’ Dolor, que salió al público en 2013.

Según Cayeto, vocalista de la agrupación, quienes los escuchan se acercan gracias a la popularización del reggae, que ellos juntan con ritmos latinos y rock: “Creo que es una música que a poca gente no le gusta, un ritmo amigable que implica bailar y en su mayoría tiene letras con mucho sentido, con las que la gente se identifica”, explica el vocalista. También anota que es un movimiento fuerte y rodeado de la filosofía rasta, popularizada por Bob Marley, que atrae a muchos por su optimismo, y que se ha esparcido gracias a las nuevas tecnologías.

Y ellos intentan seguir la línea positiva del género que les apasiona, eso sí, con algo de otros ritmos: justamente en la canción Nadie me para, que grabaron junto a Li Saumet, de la banda colombiana Bomba Estéreo, fusionaron el reggae y la cumbia.También lo han hecho con salsa y otros ritmos propios de Latinoamérica. Eso sí, todo con la idea de sonar auténticos: “No estamos inventando nada nuevo – menciona el vocalista – queremos hacer la música a nuestra manera, sin querer sonar a nadie más. Nos gusta que la música salga desde lo que somos”.

El músico describe sus canciones como surgidas de sus vivencias, del amor y las luchas personales: “Creemos necesario proyectarle a la gente un buen mensaje, ser cómplices de ellos y que sientan que, a pesar de que los tiempos no son buenos para todos, hay esperanza”. Es decir, intentan seguir la línea del reggae en cuanto a las buenas letras, con sentido e importancia para los que escuchan.

“Semillas cargadas de amor queremos sembrar/ que tanta maleza se abre camino al crecer…”, así dice su canción Semillas de amor. Precisamente el nombre de este grupo viene de una pequeña semilla de cáscara dura, redonda y oscura, propia de la zona costera, llamada ojo de buey. Este fruto también es conocido como pica pica o chiporro. En su país es símbolo de buena suerte y de niños era un juguete más con el que hacían travesuras, calentándola al rasparla contra el pavimento para sorprender a sus compañeros.

Cayeto relata que tienen gran cariño por Medellín, a donde vinieron por primera vez en 2012. Su bajista entonces, Luis Carlos Córdoba, es de la ciudad y les había comentado que serían bien recibidos. Han estado tanto en Medellín como en Bogotá: en la capital antioqueña hicieron parte del Festival Castilla rock, Festival Rock comuna y Festival Altavoz, y en el distrito capital compartieron escenario con Dread Mar I en el Teatro Metropol y participaron en el Festival Viva El Planeta 2015.

En Medellín, dice Cayeto, se sienten bien recibidos por el público. Este año vienen a la sexta edición del Grove Festival, donde tocarán, junto a Matisyahu, Providencia, Doris Vespa, Mística, La Fragua Band, Felpa & Calle trópico, Dj Gangster, Expensive Taste y Dj Pree el 30 de enero en el Aeroparque Juan Pablo II.

De lo que viene, el vocalista anticipa el lanzamiento del primer sencillo de su tercer disco a más tardar para marzo. Por ahora, dice el cantante, se dedican a componer y hacer música nueva, buscando un estilo diferente.

Luego de su presentación en Medellín, los costarricenses estarán en la versión 17 del Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive latino de México, a realizarse el 23 de abril de este año en Ciudad de México.