Jean Edouard Tromme

Jean Edouard Tromme
Una vida dedicada a transformar y servir.

Aprovechar una gran oportunidad de abrirse al mundo y empaparse de otras culturas, fue una de las razones para que decidiera partir de Medellín en 1990. Su destino parecía alimentarse de una familia materna “golosa”, con un gusto reconocido por transformar productos y servirlos en una mesa de hogar.
De ahí sus estudios de cocina y gestión, catalogada por él mismo como “una carrera para el cuerpo”. Aunque no tardaría mucho hasta embarcarse en algo que le permitiera “alimentar su cabeza”. La elección fue ciencias políticas y una especialización en relaciones internacionales.
De ese esfuerzo nació la posibilidad de ingresar a la Agencia Oficial Belga de Desarrollo con un contrato de reemplazo por 3 meses, el mismo que ya va llegando a 10 años, ejecutando los proyectos que el país europeo y 18 asociados más determinan como prioritarios, en salud, educación, agricultura, y desarrollo económico, entre otros.
Como si se tratara de una urgencia de su ser gastronómico, terminó en la oficina regional de Perú, donde opera como asesor técnico del Ministro de la Producción en materia de apoyo a micro y pequeñas empresas desde 2009. Allí se convirtió en miembro de la Asociación Peruana de Gastronomía (APEGA).
Ronda por su cabeza traer al mundo a un ser humano y ser capaz de transmitirle lo aprendido, un reto que comparte con su esposa Carolina Restrepo (también paisa) y quien lo acompaña, además, en el desarrollo de Purocorazón, un proyecto que trata de vincular empresa y crecimiento, artesanía y diseño, localidad y globalización.
Los libros y la música lo acompañan cuando extraña la familia cercana, el campo y algunos amigos de estas tierras que solo ve en vacaciones. Eso sí, todos los días disfruta al cocinar para su esposa y amigos. Al fin y al cabo, está en su esencia.