¿Qué pasa con los árboles de la Avenida El Poblado?

Los casos, como se dijo, son individuales y se estudian uno a uno.

Entre Pomona y la Calle 10

“Inicialmente se buscaba conservar los árboles de esta cuadra, pero las raíces estaban afectando los sistemas de cableado de telecomunicaciones y acueducto, así que se tomó la decisión de talar los árboles más enredados y retirar los que se podían mientras se hacen las canalizaciones y se arregla el separador de la calle”, explica Adriana Castro, funcionaria de la obra.

Para evitar que los nuevos árboles afecten el pavimento se instalarán unos separadores subterráneos para aislar y encauzar las raíces debajo de las redes y lograr que los árboles se afiancen en el terreno.

Los 9 Guayacanes que había en el separador se retiraron para ser replantados en la calle 10A, al lado del Cerca, para mejorar la cuenca de la quebrada.

Para reponerlos se plantarán 10 nuevos árboles de varias especies nativas: Guayacanes amarillos y rosados, Vara Santa y Cámbulos. Y se aumentarán de 3 a 6 las palmas que hay frente a Pomona.

Frente al parque principal

En el separador del parque se encontró que los árboles existentes tienen las raíces entre dos capas de pavimento. Esto representa un serio peligro porque carecen de estabilidad y podrían caerse en cualquier momento.

En este segmento se quitarán todos los árboles, se rescatarán aquellos que las raíces lo permitan y no se van sustituir para recuperar la visibilidad de la Iglesia. En lugar de los árboles, el separador tendrá un pequeño jardín y en el borde del parque se sembrarán 9 palmas Zanconas de 3 metros de altura.

Calle 9 hasta la quebrada La Presidenta

Los Laureles que hay en los separadores de este segmento de la Avenida presentan los mismos problemas de estabilidad que hay frente al parque y están enfermos por estar anclados entre capas de pavimento. Además están afectando redes aéreas lo que representa un serio peligro para los transeúntes.

En este fragmento se han talado 5 Laureles y un Cámbulo y se plantarán 11 árboles. “Incluso como dato curioso había un chamizo que no pelechaba y al talarlo se descubrió que dentro del tronco había una varilla anclada a la tierra, eso demuestra el estado de deterioro de los árboles existentes”, cuenta Adriana Castro. Además de ampliar los andenes, en las riberas entre las calles 9 y 7 se sembrarán Vara Santa y Flor de Reina.

¿Qué determina las especies para reponer?

“Los criterios para la compensación y reposición de árboles lo determinan la disponibilidad del espacio público y la calidad ambiental de la especie, según su tamaño y su valor etno-botánico. Por esta razón se tratan de reponer especies nativas que se adapten a nuestras condiciones topográficas y climáticas”, explica Mauricio Jaramillo, funcionario del Área Metropolitana.

En el caso de la Avenida El Poblado se han escogido especies por su floración, colorido follaje y valor ambiental para equilibrar la contaminación vehicular. Así mismo, su ubicación está diseñada para que el alumbrado público no obstaculice ni afecte las copas de los árboles.

La obra y los plazos

Debido a la antigüedad de El Poblado, durante la obra se han encontrado redes de acueducto que necesitan actualización, esto genera imprevistos y puede provocar atrasos, pero hasta el momento la intención de entregar este primer tramo del Corredor en mayo, sigue vigente.