¿Podemos tenerlo todo?

¿Podemos tenerlo todo?

/ Carolina Zuleta

Para un proyecto en el que estoy trabajando, le pedí a mis amigas más cercanas que me enviaran preguntas que les gustaría hacerle a un coach de vida. La mayoría tenía la misma pregunta: ¿Cómo poder alcanzar el éxito profesional cuando veo que este demanda más de 40 horas de trabajo a la semana y ser una mamá activa en la vida de mis hijos? ¿Qué debo hacer para tenerlo todo? Me siento muy afortunada de estar rodeada de amigas con sueños grandes, inteligentes, trabajadoras y comprometidas con dejar una huella en este mundo. Con el tiempo he ido observando como algunas han ido renunciando a su carrera profesional con tal de poder estar al frente de sus familias, mientras otras han pospuesto tener hijos hasta conseguir cierto nivel en su profesión. Cada decisión tiene su costo: si abandonas tu carrera para dedicarte a tu familia, existe el riesgo de que nunca regreses a tu profesión y dejes de crecer en algo que te apasiona. Si esperas a tener un hijo, pues el cuerpo humano tiene un límite para tener hijos, y tenemos más energía para correr detrás de un niño cuando estamos más jóvenes. Pero la pregunta de fondo no es única para las mujeres, la compartimos todos los seres humanos: ¿Será que podemos tenerlo todo?
Cuando empiezo con un cliente nuevo en coaching, lo primero que hacemos es definir qué es lo que esa persona quiere. Tener claridad sobre lo que uno quiere es muy importante, pues es lo que nos indica el camino que debemos seguir; si no tenemos un lugar a donde ir muy fácilmente podemos perdernos en la vida cotidiana y levantarnos 40 años más tarde sintiendo que no hemos logrado lo que deseamos. Sin embargo, hay una pregunta más importante, pero que muy pocas veces nos detenemos a hacer: ¿Cómo te quieres sentir? Ve más allá de la respuesta automática de “sentirme feliz”. ¿Qué significa felicidad para ti? Por ejemplo, en mi caso significa sentirme libre, con pasión por lo que hago, amor por las personas que me rodean, saludable y con la mente en paz. Para otra persona la lista puede incluir asuntos como valioso y seguro. Esta pregunta es muy importante porque una vez entiendes cómo te quieres sentir, no es necesario tenerlo todo.
¿Será que podemos tenerlo todo? Creo que la respuesta es no. Algo tiene que ceder. Si bien una mujer puede tener una carrera interesante y apasionada mientras tiene hijos, tal vez ser presidente de una corporación, llevar a los hijos a clases en las tardes, ir al gimnasio, cenar con amigos y tener tiempo para relajarse es imposible –el día solo tiene 24 horas-. La idea de que al tenerlo todo vamos a estar plenos es una falacia. No podemos tenerlo todo, pero sí podemos sentir lo que queremos.
opinion@vivirenelpoblado.com