¿Perjudican estas antenas a la comunidad?

  
  
   
 Hace un mes aproximadamente el señor Gabriel Jaime Henao, habitante del barrio Santa María de los Ángeles, denunció unas antenas de Comcel instaladas en la terraza del edificio Torre Mayor, cerca a su apartamento, impedían que sintonizara las emisoras en su radio personal y tampoco podía hablar tranquilo por el teléfono fijo de su casa porque también había interferencia.
En una carta firmada por otros vecinos de su edificio, don Gabriel le expuso el problema a la administradora de su copropiedad para que se apropiara del asunto.
Dorely Restrepo, administradora del edificio Torre Mayor, que instaló las antenas, afirmó que “las antenas son de Comcel pero ahí todo el tiempo hemos tenido antenas, solo que antes eran de Une, y nunca hemos tenido problemas. Yo no entiendo por qué la gente que vive en este edificio no se ha quejado y no hemos recibido ni una sola llamada de la comunidad quejándose de lo que el señor dice. No tiene nada que ver la telefonía fija, que es con cables, con la de un celular. El señor tampoco se ha quejado formalmente con nosotros”.

“Esa interferencia es imposible”

Vivir en El Poblado consultó con Javier Emilio Sierra, director de la Facultad de Telecomunicaciones de la UPB, quien sostuvo que “cada sistema de comunicación trabaja en una frecuencia, los teléfonos inalámbricos en 2.4 gigahertz al igual que la red inalámbrica de Internet, pero el radio se mide en megahertz entonces es imposible que las dos comunicaciones se interfieran entre sí. No debería haber interferencia de la señal celular con el radio ni con el teléfono fijo, además el ministerio tiene regulado dónde trabajan los sistemas; para el uso comercial se tiene determinada frecuencia, por eso ni siquiera se interfieren entre las diferentes empresas de celular”, dijo el experto.