Inconformes por obra de la Transversal Superior con calle 10

Vecinos requieren información clara y alarman sobre “improvisación” de la Alcaldía

Vista del bosque desde el apartamento de Diana Escobar

El proceso de inicio de obra del paso a desnivel de la Transversal Superior con la calle 10 tiene inconformes a los vecinos del sector, sobre todo por el impacto ambiental. Esta será la próxima obra que se construirá como parte del Proyecto de Valorización de El Poblado, y consta de un puente de 150 metros lineales sobre la transversal y de un deprimido sobre la 10. El costo total será de 13 mil 685 millones 301 mil 091 pesos.

El inconformismo se ha generado, según expresan los residentes, por las incoherencias e improvisaciones de la Administración Municipal. El pasado 2 de marzo, funcionarios del consorcio de la obra (Pavimentar S.A) estuvieron en el sector para hacer un recorrido con los residentes. Diana Escobar, habitante del edificio Selva Clara, recuerda: “Les pedimos los planos y no los tenían. Pregunté por los paraderos de buses, el ancho de los andenes, el diseño del puente y no sabían nada”. También expresa: “Necesitamos que nos digan qué árboles se van a talar porque van a dañar la cuenca de la quebrada La Presidenta. ¡Cómo hacen eso! Me imagino ese puente inundado porque a nosotros se nos han inundado los parqueaderos. El ingeniero ambiental, con la resolución del Área Metropolitana (de febrero de 2012) en mano, no encontraba los números de los árboles marcados”.

Elena Ospina, habitante de Camino de Monticello, quien también estuvo presente, dice: “Nadie sabía nada. Pensamos que eran funcionarios del municipio porque tenían chalecos rojos de la Alcaldía. Pero a la final se lavaron las manos porque no lo eran. Entonces, ¿qué estábamos haciendo ahí?”.


Inició la tala de árboles en la Superior, alrededor de la quebrada La Presidenta

Los vecinos asistentes concluyeron que no aceptaban esa reunión sin los planos. Luego se sorprendieron e indignaron con la circular de Fonvalmed que se exhibe en las unidades residenciales; en ella se confirma que la entidad se reunió con el Comité Ciudadano. “Cumplen con un cronograma pero no tienen en cuenta las objeciones. Muchos de los residentes ni siquiera sabemos que existe un comité y las citaciones no llegan a todos los edificios”, afirma Diana Escobar.

Otra de las denuncias de la comunidad tiene que ver con la canalización de las quebradas La Presidenta y La Chacona, teniendo en cuenta los accidentes recientes de la zona: tragedia en Alto verde, en la Cola del Zorro, casas colapsadas en Las Palmas, inundaciones en el Colegio San José de Las Vegas y las grietas en Bonaparte ocasionadas por la obra de la Transversal Superior con El Tesoro. “En Camino de Monticello tenemos torres de 21 pisos y las pilas del puente van a quedar al nivel del edificio. Estamos preocupados porque eso puede generar inestabilidad en el suelo”, expresa Elena Ospina.

Las inconsistencias vienen de tiempo atrás. “En la última reunión del Comité Ciudadano, los mismos funcionarios no estaban de acuerdo entre ellos. No hay un criterio definido de cómo van a quedar las vías y la obra como tal”, manifiesta Francisco Franco, administrador de Alcaraván 1 y 2.

Teniendo en cuenta esta situación, los residentes afectados por la intervención se unirán y buscarán por medio de acciones legales suspender la construcción de la obra.


Transversal Superior con la calle 10

Fonvalmed responde
Actualmente el Fonvalmed realiza las labores preliminares a la construcción: revisión de diseños, elaboración de actas de vecindad y entorno, plan de ahuyentamiento y rescate de fauna y aprovechamiento forestal. Respecto al recorrido del 2 de marzo, Fonvalmed explica: “Debido a una lamentable confusión, los profesionales de la entidad (Fonvalmed) no pudieron estar presentes”. Sin embargo, expresa que las inquietudes que surgieron se aclararán en la próxima reunión del Comité Ciudadano, aún sin fecha establecida.
En cuanto a si han hecho cambios al diseño de la obra, Fonvalmed manifiesta que “los últimos ajustes se hicieron tiempo atrás, con el propósito de garantizar el acceso desde la calle 10 a las urbanizaciones Montana y Selva Clara”.

Por otro lado, la entidad expresa que en el área de influencia de la obra “no hay bosques nativos, pero sí una cobertura vegetal considerable que se ha caracterizado”. Además evaluó el impacto en las redes ecológicas, “que podría ser mitigado con el diseño paisajístico y urbanístico”.

En relación con los árboles, el equipo ambiental de Fonvalmed está revisando los permisos ambientales respecto al estado actual de la zona y asegura que intervendrá solo los que sea estrictamente necesario. Sobre la canalización de la quebrada La Presidenta, explica que esta labor se realiza a partir de los resultados de los estudios hidráulicos que, en este caso, llevaron a considerar la ampliación del canal existente, “lo cual disminuye riesgos por el posible desbordamiento de la misma, así como las inundaciones”.