Íconos gastronómicos

Un recorrido por algunos de los restaurantes, personajes y organizaciones que han hecho historia en la oferta culinaria en El Poblado

A través de los años, no han sido pocos los restaurantes que se han quedado en el camino. Muchos desaparecieron sin pena ni gloria; otros, tras vivir días de éxito, murieron por falta de adaptación a los nuevos tiempos, por los obstáculos permanentes del mercado o, simplemente, porque su ciclo llegó a su fin.

Por todo lo anterior, en nuestra edición 500 hacemos un reconocimiento a todos aquellos restaurantes que han sobrevivido en el competitivo negocio del buen comer y se han convertido en referentes para los comensales. Así mismo, destacamos a personajes y organizaciones que han trabajado por el progreso del gremio gastronómico.

Ignacio Gonçalves  - Frutos del destino
Ignacio Gonçalves – Frutos del destino

Frutos del destino

Ignacio Gonçalves arribó a Medellín por amor, tras los pasos de una antioqueña que conoció en Los Ángeles. En París, Londres, Lisboa y otras ciudades europeas vivió diversas experiencias en torno al arte del buen comer. En 1980, en un sector en ese entonces casi desierto en cuanto oferta gastronómica, hoy La Calle de la Buena Mesa, compró un pequeño restaurante que llevaba tan solo seis meses de funcionamiento. Tras someterlo a una remodelación, abrió las puertas de Frutos del Mar, restaurante que desde hace más de tres décadas es considerado uno de los referentes en comida de mar de altísima calidad.
Además de Frutos del Mar, este simpático portugués también es el creador de otro sitio culinario legendario: Excelsior. Famosa por sus sándwichs y otras delicias para mecatear, Excelsior es reconocida por haber sido la primera salsamentaria de la ciudad especializada en productos importados. Ignacio Gonçalves es, pues un pionero por partida doble.

 


 Anita Botero
Anita Botero

La Cafetiere de Anita, con sello francés

Verdadera pasión por su oficio y fidelidad a su concepto original han sido, según Anita Botero, las claves del éxito y la permanencia de su famosa Cafetiere, restaurante de cocina francesa, con toques latinoamericanos, muy distintivos de esta talentosa chef.
Inicialmente estudió derecho, siempre teniendo en mente que la gastronomía, la afición de su vida, sería su profesión. Por ello, luego de graduarse viajó a Londres para estudiar en la prestigiosa escuela de cocina Le Cordon Bleu, y posteriormente continuar su especialización en Leith’s School en la capital inglesa.
Los reconocimientos obtenidos por Anita han sido tan numerosos como sus clientes incondicionales. El homenaje que más le enorgullece es la distinción como miembro de la Academia Culinaria de Francia, premio que cuelga en una las paredes de la Cafetiere, un lugar que evoluciona con el gusto de sus comensales, sin perder nunca su esencia.

 


 

Adolfo Podestá
Adolfo Podestá

Podestá, el violinista de Piacenza

En 1957, Adolfo Podestá llegó de Piacenza a Manizales por una propuesta para integrar la Orquesta Sinfónica de Caldas. Dos años después la sinfónica se disolvió, y Adolfo y otros músicos italianos que conformaban la orquesta Italian Jazz fueron contratados para tocar unos meses en el Club Medellín. La estadía de Adolfo se hizo permanente, más aún cuando un compatriota que dejaba Colombia le entregó un restaurante de comida internacional: Piamonte. Este lugar sería durante mucho tiempo sinónimo de gastronomía de la mejor factura.
Desde hace décadas, en Podestá, fatto in casa, su restaurante especializado en comida italiana, Adolfo conquista paladares con la misma facilidad que toca el violín y el saxofón. Hoy ubicado en el Indiana Mall, Podestá es el sitio perfecto para probar comida italiana auténtica y atemporal, como su propietario, el violinista de Piacenza.

 


 

 Álvaro Molina
Álvaro Molina

La casa del pescador

Entre sus cursos de pesca de aventura en Patagonia, Alaska, el Caribe y el Orinoco, Álvaro Molina se entrega en cuerpo y alma a Casa Molina. En este restaurante prepara platos para compartir, desarrollados bajo un concepto ecléctico, donde se fusionan gastronomías de distintas latitudes con el sello particular del chef.

En su sede original en Manila, Casa Molina funcionaba como un restaurante a puertas cerradas, con reservación. Desde hace un año, con su traslado al Indiana Mall, opera a puertas abiertas sin necesidad de reservación (aunque por la alta demanda que presenta, se recomienda hacerla). Lo que no ha cambiado, además de los sabrosos platos que se ofrecen allí, es ese ambiente familiar que transmiten sus paredes repletas de recuerdos de días de pesca deportiva, encuentros con personajes importantes y seres queridos, y detalles decorativos que atrapan de inmediato la atención. En Casa Molina, comer es una experiencia para disfrutar con los cinco sentidos.

 


 

Amparo Caicedo,
Amparo Caicedo,

El eterno encanto de Le Gris

En 1978, en Girardot con La Playa, en un pequeño local nació Le Gris, un lugar al que no le pasan los años y que se mantiene vigente como uno de los cafés y restaurantes insignias de El Poblado.

La creciente clientela de aquella sede en el Centro, visitada con frecuencia por figuras nacionales -entre ellas, Luis Carlos Galán, quien nunca perdonaba visita cuando estaba en Medellín-, llevó a sus propietarios, las familias Caicedo y Moreno, a trasladar a Le Gris a su actual sede en Oviedo, cuando el centro comercial recién abría sus puertas.

De acuerdo con Amparo Caicedo, socia fundadora y administradora, el secreto de Le Gris es que “se le ha contemplado como a un niño chiquito”, lo que le ha permitido destacarse durante décadas.

 


 

Julián Estrada
Julián Estrada

Al rescate de lo nuestro

Investigar y reivindicar las cocinas de las regiones colombianas ha sido una misión de más de tres décadas del antropólogo y crítico gastronómico, Julián Estrada. Desde niño le encantaba estar metido en las cocinas, comiendo y aprendiendo. Y todavía lo sigue haciendo, pues es un buscador incansable de restaurantes campesinos en donde se escondan manjares nacionales olvidados.

En Queareparaenamorarte, Julián rescata platos de la gastronomía popular colombiana. Este restaurante ha sido merecedor de reconocimientos como el premio Kendon Macdonald o el ser visitado por el famoso chef Anthony Bourdain, en el marco de su programa televisivo Sin Reservas, durante el capítulo sobre la gastronomía en Medellín.

 


 

Nora Hinestroza
Nora Hinestroza

Clásica e imperecedera

Elegancia y buen servicio han distinguido a La Fragata, considerado por muchos como uno de los mejores restaurantes de comida de mar e internacional en la ciudad.

Ha sido un largo y sinuoso camino el trasegado por este sitio liderado por Nora Hinestroza, quien adquirió la franquicia de este restaurante bogotano a finales de los años 80. La primera sede en Medellín quedaba en el Centro Comercial Monterrey. De allí pasó al Intercontinental donde permaneció por cerca de una década. Desde hace un buen tiempo se encuentra en el Hotel Park 10, donde sigue cautivando a varias generaciones de clientes con su amplia carta y sus bien estructurados festivales gastronómicos.

 


 

Hatoviejo
Hatoviejo

Hatoviejo: tres décadas de buen comer

Un símbolo de la gastronomía paisa que rejuvenece con cada generación de comensales. Ese es Hatoviejo, restaurante fundado por los arquitectos Édgar Jaime Isaza, Jorge Velásquez, César Valencia y Juan Guillermo Jaramillo, que es y continúa siendo para muchos foráneos una perfecta introducción a los platos nacionales más emblemáticos.

Actualmente en sus tres sedes, localizadas en Las Palmas, el Centro y Oviedo, Hatoviejo sigue demostrando que el tiempo transcurre pero su calidad se conserva intacta. Prueba de ello es el galardón recibido en 2011 como el mejor restaurante de Antioquia, premio otorgado por la Revista La Barra. Por algo lleva treinta años… y siempre lleno.

 


 

 Álvaro Vasco
Álvaro Vasco

Un logro en familia

Los dos Álvaro Vasco caminaban por la calle 9, en búsqueda de un local para un negocio de delicatessen que el hijo pensaba montar como complemento del restaurante de su padre: Torre de Piamonte. Se enamoraron de una casa que transformarían en la Tienda de Piamonte, donde también servirían cocina criolla. Después de la muerte de Álvaro Vasco, padre, se convirtió en la Tienda del Vino y, para satisfacer a los clientes de Piamonte, se agregaron platos de comida internacional. Además, Álvaro Sergio Vasco incluyó los fondues, uno de los atractivos de este restaurante, que apostó por la cultura del vino en una época en la que era incipiente en nuestra ciudad.

 


 

Gian Luigi Gaudenzi
Gian Luigi Gaudenzi

II Castello, tradiciones duraderas

Sin olvidarse de las enseñanzas culinarias de su abuela y sus tías, es su padre Roberto (con quien trabajó desde muy joven en su fábrica de pastas artesanales y productos congelados), a quien el chef Gian Luigi Gaudenzi considera su principal maestro. Durante trece años, Gian Luigi cocina y vive con devoción su II Castello, restaurante que con sus clásicas y provocativas recetas transporta a los comensales a la península itálica.

Gaudenzi ha recorrido Italia de norte a sur, comparando sabores. Conservar la calidad que le ha permitido destacarse a II Castello desde sus inicios, es la sana obsesión de Gian Luigi, aquella que admiran sus colegas y agradecen en cada visita sus fieles comensales.

 


 

María Adelaida Moreno
María Adelaida Moreno

La Provincia de María Adelaida

Todo entra por los ojos y, en el caso de La Provincia, la vista siempre se maravilla ante los platos preparados por la chef María Adelaida Moreno, quien como diseñadora gráfica sabe que no hay nada más cierto que aquel popular refrán.

En La Provincia el concepto del Mediterráneo está presente tanto en sus recetas e ingredientes como en sus encantadoras instalaciones. Allí el placer no solo es comer sino estar.

María Adelaida Moreno considera que el trabajo en equipo de un grupo estable ha sido una de las principales fortalezas de su restaurante, el cual durante 19 años ha sobrevivido sin traicionar su idea inicial, brindado satisfacción a incontables comensales.

 


 

El Tour Gastronómico, crece el colegaje

Promover el gremio y fortalecer a sus actores es el objetivo de la Corporación Tour Gastronómico. Desde 2006, esta organización sin ánimo de lucro ha desarrollado alianzas estratégicas con diferentes entidades para impulsar de un modo integral el comercio, la gastronomía y el turismo en la ciudad. La corporación agremia a los principales restaurantes de Medellín-Antioquia. Actualmente cuenta con 96 afiliados y para el primer semestre de 2013 se sumaran otros seis de la región del occidente de Antioquia. Maridaje, festival del que la corporación es uno de sus gestores, es otro espacio para la promoción del gremio y fomentar el colegaje entre quienes se dedican al negocio de deleitar paladares.