Hoy el voto sí cuenta

     
    Hoy el voto sí cuenta
     
     
    Creemos que la abstención no es en todos los casos una conducta que dañe la democracia. Es equivocado pensar que todas las personas que no votan lo hacen por desconocimiento, desinterés, desconfianza o apatía. La abstención puede ser también la manifestación de una opinión política y eso está garantizado por la Constitución y las leyes. Sin embargo, lo que tenemos en nuestro caso es que la inmensa mayoría de las personas que se abstienen de votar en las elecciones lo hacen por razones como las enunciadas arriba y no como expresión de sus ideas políticas.
    Podríamos arriesgarnos a decir, sin temor a equivocarnos, que los millones de abstencionistas colombianos no solo no votan en las elecciones sino que en términos generales no participan de la vida pública. Le dejan la política a los mal llamados políticos (a los que usan al Estado y los cargos de elección popular para su beneficio particular). Por eso nos parece acertado que de parte de las dos campañas que este domingo 20 disputan la Presidencia de la República llamen a los abstencionistas a que se involucren, se informen, participen y voten.
    Creemos que en elecciones como las de este domingo votar es tanto o más importante que cuando las encuestas predicen un resultado con una diferencia mínima entre los candidatos. Esto se debe a que en una elección como esta no solo se elige a una persona para que ocupe el cargo de Presidente de la República, sino que se hace una manifestación personal de apoyo a la democracia, la forma de gobierno que tenemos, con las imperfecciones tantas veces señaladas, pero que en un balance frente a sus virtudes es claramente la mejor opción de gobierno entre las conocidas (y ensayadas) por el hombre.
    Como dicen en los tiempos de campaña electoral, cada voto cuenta y es la manifestación de apoyo a la forma como está estructurada nuestra sociedad. Un Presidente elegido con una baja participación electoral no tendrá el mismo soporte y autoridad moral que uno que elegido en una elección de gran participación ciudadana. El viejo discurso antisistema contra la legitimidad del Estado y la democracia colombianos se fundamenta en la histórica baja participación electoral y en la pobre calidad de la misma por los millones de votos comprometidos en la tradicional compraventa del día de elecciones.
    Invitamos a votar este domingo no solo por la persona que cada quien considere el mejor candidato, sino como una manera de expresar nuestro respaldo a la democracia y como una manifestación de respeto y acatamiento de la Constitución y las leyes. Esa es una expresión de mucho peso en la lucha que como sociedad libramos contra los grandes males que nos aquejan: la corrupción, el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares.