Hermanas juezas en Suramericanos

   
  
 Luz Victoria Gaviria en acción durante los Juegos Suramericanos Medellín 2010. El atletismo siempre fue su deporte favorito, gracias a él viajó a representar al país en varias ocasiones. 
   
 La nutricionista Luz Victoria y la profesora del Colegio Fontán, Patricia, son las hermanas Gaviria quienes desde niñas comparten la misma pasión: el atletismo. Aunque por sus profesiones tienen empleos y obligaciones por cumplir, este deporte siempre representó para ellas la válvula de escape que necesitaban para aislarse de la rutina, para disfrutar de lo que más les gusta y conocen, por lo que fueron seleccionadas para juzgar en estos Juegos Suramericanos celebrados en nuestra ciudad.
Luz Victoria es deportista desde los 14 años, iniciando con el baloncesto y luego corriendo en pistas universitarias y departamentales hasta llegar a sus primeros Juegos Nacionales de Atletismo. Asegura que ya no practica el deporte a nivel competitivo, sino como mantenimiento y por salud, pero que su especialidad fue la velocidad en pruebas de 100, 200 y 400 metros, que la llevaron a diversas justas internacionales en representación del país.
Patricia por su parte, aún está activa en la categoría Senior Master, siendo la mejor de Colombia en salto largo y la segunda de Suramérica. 400, 800 y 1.500 metros fueron sus mayores fortalezas.
Estas deportistas, habitantes de toda la vida de El Poblado, reclaman más espacios deportivos en la comuna o por lo menos que los existentes sean bien utilizados. “En la Loma de Los González hay una cancha de basquetbol con techo cubierto y todo pero se mantiene cerrada, y cuando la abren es porque la gente del barrio va a hacer una fiesta o un concurso de sancochos. Yo iba a jugar pero ya dejamos de ir porque la encontrábamos cerrada con candado o con jóvenes tirando vicio”, criticó Luz Victoria.

Convertidas en juezas
A pesar de que Luz se desvinculó del atletismo unos 6 años y salió del país, hace 4 años, cuando regresó, su hermana Patricia ya estaba participando en juzgamiento, la cual la convenció para que también se hiciera jueza, después de realizar cursos en Indeportes y en la Liga de Atletismo de Antioquia, estudiando el riguroso reglamento del atletismo a nivel mundial.
“Yo soy juez hace 4 años, cada año juzgamos gran prix que son sólo de atletismo, trabajamos con niños en escuelas, vamos a campeonatos regionales, universitarios y nacionales. También hemos sido jueces de 7 Cerros Medellín y de la Media Maratón Internacional de Medellín”, comentó Luz Victoria, la hermana menor.
Sobre su capacidad como juezas, ambas aseguran que están preparadas para cualquier prueba del atletismo, exceptuando la marcha porque requiere más técnica y detalle para seguir a los atletas.

A la altura de los juegos
Sin dudas los Juegos Suramericanos Medellín 2010, pusieron a prueba la logística y organización de cada deporte y de la ciudad. Los escenarios, la masiva asistencia del público y el carisma de los medellinenses como anfitriones, mejorarán la imagen del país y de Medellín para pensar en futuros eventos e incluso para mejorar ciertos métodos que estancaban a algunas ligas deportivas. En medio de semejante certamen, Patricia y Luz Victoria dieron lo mejor de sí como juezas en las competencias de salto largo y triple salto, aprendiendo de los jueces internacionales con mayor experiencia.
“Para la ciudad estos juegos son algo grandioso porque por intermedio del deporte estamos culturizando a la gente. Desde los 14 años estoy viniendo a esta pista y nunca en mi vida había visto tanta gente en este estadio como se vio en estas competencias. Eso nos está demostrando que la gente de la ciudad necesita diversión sana, que no todo en la vida es música, baile y licor, el pueblo está pidiendo esto, cultura y deporte”, afirmaron las hermanas Gaviria, orgullosas de la organización del evento, de su desempeño personal y porque por lo menos durante unos días el deporte fue lo más importante en la ciudad. Además quedaron con la firme ambición de que la infraestructura y el apoyo a muchos deportes perdure.