Herederos de los hermanos Wallenda

En una esquina, cualquiera, de El Poblado
Fotografía Juan David Caicedo
Texto Saúl Álvarez Lara
Se encuentran en las esquinas. Hacen malabares con pie al piso o en la cuerda floja. Cualquiera de los números que con seguridad han ensayado durante horas en el patio trasero de sus casas o en el tierrero que también es cancha de fútbol y parece sencillo, no lo es. Estos muchachos y muchachas que he visto haciendo la pirámide de tres pisos, solo con la intención de mostrar su arte y recibir unas monedas para continuar, son herederos directos de los hermanos Wallenda, familia de equilibristas suizos que desde finales del siglo 19, la época de oro del circo, dedicaron sus vidas a hacer malabares y caminar por la cuerda floja entre edificios, de lado a lado en las cataratas del Niágara o el Gran Cañón. Estos muchachos, como los Wallenda, decidieron conquistar las alturas a fuerza de equilibrio, solo con la ayuda de una cuerda y unos pines de madera…