Halloween, ¿una dulce traición?

Lucas posada Cocina intuitiva
Por Lucas posada / Cocina intuitiva / opinion@vivirenelpoblado.com

Serán en promedio 600 gramos de azúcar por persona. Los niños consumirán un exceso de 7.000 calorías, es decir, ¡tendrían que recorrer 290 kilómetros para quemarlas!

Millones de niños se disfrazan y disponen de una rima que dice así: “triki, triki, halloween, quiero dulces para mí…” y adultos responden con unos confiticos que en su empaque dice: azúcar, jarabe de glucosa, aceite de palma fraccionado, dextrina, acentuador de sabor E470a, sabor artificial a vainilla, tartrazina, rojo número 40, amarillo número 6, azul número 1.

El halloween pasó de ser una celebración del solsticio de invierno de los Celtas, a una oportunidad más para la industria de los “desalimentos” de vulnerar los Derechos Humanos a la alimentacion y nutricion adecuada de niños, niñas y adolescentes.

Publicidad

Mi propósito no es hacer una crítica destructiva a esta celebración, la cual disfruté cuando niño y disfruto ahora, sino de darle al lector información e ideas para convertir una fecha nefasta para la salud, en una oportunidad para mejorar la relación con el alimento.

¿Cuánta azúcar estamos comiendo en Halloween?

Según la National Retail Federation de Estados Unidos, serán en promedio 600 gr. de azúcar por persona. Los niños consumirán un exceso de 7.000 calorías: ¡tendrían que recorrer 290 km. para quemarlas!
¿Por qué tanta azúcar es mala? Según la OMS y la Asociación Americana del Corazón, los niños no deberían comer más de 25 gramos al día. El exceso tiene efectos gravísimos: infartos, obesidad, diabetes tipo 2, cáncer, demencia, inflamación crónica, falla renal, entre otros.

¿Qué puedo hacer? Quizás estés pensando prohibirle que salga a pedir dulces. Por favor no lo hagas. Esta es una fecha llena de magia y que todo niño debería disfrutar, en cambio, podrías tener en cuenta:

  • No des dulces a los niños que vayan a pedir a tu casa, busca otros objetos no comestibles, por ejemplo, pelotas locas.
  • Aprovecha la ocasión para preparar otro tipo de dulces en casa, por ejemplo, paletas o pinchos de fruta asada.
  • Si vas a dar dulces, lee los ingredientes y descarta aquellos que tengan componentes que no entiendas, como los colorantes artificiales, edulcorantes y conservantes.
  • Si van a ir a una fiesta de halloween, asegúrate de darles una buena comida para que lleguen saciados.
  • Negocia con los chiquis el número de dulces que pueden comer. Pídeles que separen los que más les gustan. Negocia un número máximo de dulces por día y que los consuman después de una buena comida. De los que menos le gustan, proponle cambiarlos por alguna actividad que disfrute, por ejemplo ir a los jueguitos o al cine.
  • Los días después de la comelona de dulces, asegúrate de aumentar el consumo de fibras, proteínas y grasas adecuadas.
    ¿Te has preguntado cómo otras regiones de nuestro país celebran esta fecha?

Publicidad