Habilidades del primer día


Habilidades del primer día

Adaptado para Internet de la edición impresa (Edición 307)

Para muchos padres es una sorpresa ver todo lo que puede hacer un recién nacido. Desde el primer momento está aprendiendo todo cuánto le es posible sobre su nuevo medio ambiente. Sus ojos están completamente abiertos y se pasa la mayor parte del tiempo estudiando las caras que le rodean, especialmente las de sus padres. Algunos reaccionan a distintos sonidos y sobre todo a las voces de sus padres. Un bebé usa todos sus sentidos, incluidos el olfato y el tacto, para identificarlos y ligarse más a ellos.

Un recién nacido llorará, dormirá y a veces mirará directamente a los ojos. Aunque su visión es borrosa, puede ver objetos hasta más o menos medio metro de distancia. Sujetará con fuerza un dedo de la persona que se lo acerque a su pequeña mano. A pesar de que las últimas horas han sido extenuantes para él, y necesita descansar, al mismo tiempo querrá absorber todo. Nuevos sonidos, nuevas vistas, nuevas sensaciones, hay todo un amplio rango de cosas por descubrir en el mundo. Y por supuesto, querrá comer.