Gustavo Jaramillo

Gustavo Jaramillo
Un virtuoso gestor de imágenes y formas perfectas.

Como es evidente para cualquier observador, si algo comparten las obras de Gustavo Jaramillo que ilustraron las últimas cuatro portadas de Vivir en El Poblado es su impecabilidad; cualidad que según su autor les permitió sobrevivir a la exigencia que tiene consigo mismo, aquella que muchas veces lo ha llevado a destruir algunas de sus propias creaciones. Estas cuatro imágenes también son un corto testimonio de las diferentes facetas del artista: el maestro del lápiz y el dibujo, el escultor dedicado y el pintor de la vida vegetal y los frutos silvestres; todas ellas marcadas por el dilema presente en la mayoría de sus trabajos artísticos entre vida y ausencia.