Guerra a muerte contra los roedores

Con raticidas y pedagogía se combaten las ratas en El Poblado



La proliferación de roedores en los alrededores de los parques Lleras y El Poblado hace varios meses que dejó de ser un comentario de vecinos o visitantes, para ser noticia en medios locales y hasta objeto de chistes y caricaturas en las redes sociales.

Como no tiene presentación que una de las caras más amables de Medellín, es decir, la de la Zona Rosa y sus alrededores, tenga a la vista animales tan poco populares, el Municipio tomó medidas y empezó en forma una campaña para erradicarlos.

Por ejemplo, el sábado 25 de octubre, el Comité Local de Gobierno de El Poblado, en compañía de las secretarías de Salud, Medio Ambiente y Gobierno, de la Subsecretaría de Espacio Público y de Empresas Varias, adelantaron una jornada de desratización y concientización sobre el manejo de residuos sólidos en la zona céntrica de El Poblado, desde el parque principal (carrera 43 B) hasta la carrera 33, en el barrio Provenza.


En busca de las madrigueras de las ratas

La estrategia articulada incluyó la aplicación del veneno para ratas en los parques El Poblado y Lleras, puntos donde se presenta la mayor plaga de roedores. Además, guías ambientales de la Secretaría de Medio Ambiente fueron a los negocios, puerta a puerta, creando conciencia en los comerciantes sobre la necesidad de manejar en forma adecuada los residuos sólidos e informándoles sobre los problemas que pueden generar los roedores en el sector. Adicionalmente, se ubicó un stand donde también se hizo pedagogía sobre el tema.

“Sigue habiendo algunos indisciplinados”
Según Luisa Ospina, promotora de gobierno local de la Secretaría de Gobierno, estas dificultades en materia ambiental generadas por la proliferación de roedores, obedecen a que algunas personas sacan las basuras de sus negocios a destiempo, no en los horarios en que pasan los carros recolectores. Si bien deja claro que han tenido el respaldo de buena parte de los comerciantes, señala que “sigue habiendo algunos indisciplinados”. Advierte que como administración pueden fumigar mes a mes, pero si los dueños o administradores de locales comerciales no se organizan y siguen sacando las basuras en los horarios que no son, el problema va a continuar.


El veneno para los roedores

Como se puede observar a cualquier hora del día en los parques mencionados y a lo largo de las distintas aceras del sector céntrico de El Poblado, las bolsas de residuos sacadas a destiempo atraen a recicladores e indigentes que las abren, las esculcan y las riegan. Por lo general son residuos alimenticios en descomposición, provenientes de locales de comidas, que generan malos olores y son como imán para roedores y cucarachas.

La promotora también hace un llamado a los residentes y a la comunidad en general para que colabore sacando la basura en los horarios de recolección y se ciña a los horarios establecidos.


Caricatura de Raeioul, que circula por redes sociales

El circuito de recolección en el sector se realiza dos veces en el día, los siete días de la semana. El primer recorrido se efectúa entre las 2 y las 3 de la madrugada, y el segundo entre las 8 y las 9 de la mañana. Algunos comerciantes han presentado proposiciones para cambiar los horarios o establecer un tercer circuito de recolección. Sin embargo, frente a esto, Ospina comenta: “Todo eso son propuestas que van a ser estudiadas, ya que esta es una zona atípica porque los locales tienen diferentes horarios de cierre, así que no podemos tomar medidas porque unos pocos comerciantes lo propongan”.