Filarmed presenta el Bolero de Ravel

Los asistentes podrán apreciar tres obras clásicas del repertorio francés

ravel1

Bajo la dirección del maestro chileno Francisco Rettig, la orquesta Filarmónica de Medellín presentará, el jueves 6 de noviembre en el teatro de la Universidad de Medellín, tres obras de compositores franceses. El Bolero de Maurice Ravel, Preludio a la siesta de un fauno de Claude Debussy, y la Sinfonia en Do mayor de Georges Bizet.

Según Ramiro Isaza, profesor de historia de la música clásica, las obras de cada región del mundo tienen características particulares. “La música francesa toda la vida ha sido sensual, refinada y sofisticada. Esa generalidad se puede aplicar a este concierto”, asegura.

El Bolero de Ravel

Sobre el compositor Maurice Ravel, nacido en Ciboure, Isaza cuenta que su estilo estaba marcado por el origen suizo de su padre y la ascendencia vasca de su madre. Además, que siempre fue meticuloso y perfeccionista con su obra. Y que, a pesar de no haber sido muy prolífico, sus obras fueron de gran detalle y factura.

El Bolero de Ravel, compuesto por encargo de la bailarina rusa Ida Rubinstein, se compuso y estrenó en 1928 y rápidamente se convirtió, no solo en la obra más preponderante del compositor, sino en una de las obras más importantes del repertorio clásico del siglo 20.

“Ravel es uno de los grandes orquestadores que ha habido en la historia de la humanidad”, afirma Isaza. Y esto lo demuestra en el desarrollo del Bolero que, a partir de un ritmo y un tiempo invariables, y de una melodía cíclica consigue, por medio de los arreglos orquestales, timbres y colores diferentes.

Finalmente, la obra alcanza un clímax. Por esta razón, como cuenta Ramiro Isaza, “se ha asociado a la sensualidad, al erotismo y al clímax sexual”, ya que la misma intención musical se realiza reiteradamente, hasta llegar a un momento culmen.

ravel2

Preludio a la siesta de un fauno

Dentro del programa también se presentará el Preludio para la siesta de un fauno, una de las obras más emblemáticas del compositor francés Claude Debussy, de quien Ramiro Isaza asegura que: “Es el primero en lograr un lenguaje francés moderno”.

Isaza también comenta que esta creación, estrenada en 1912, “inaugura la música del siglo 20”, ya que no apela a la razón sino a la emoción, ya que es más atmosférica y etérea, rompiendo con la tradición de la música narrativa que planteaba una historia completa con inicio, nudo y desenlace. A esta obra se le ha comparado con la pintura impresionista y la poesía simbolista, por ser sugestiva e insinuante, más que concreta y conclusiva.

Sinfonía N.1 en Do mayor

La otra obra que hará parte del repertorio del concierto del próximo 6 de noviembre, será la Sinfonía N.1 en Do mayor del parisino Georges Bizet, estrenada en 1855, y una de sus composiciones más tempranas, ya que la realizó como un trabajo estudiantil cuando apenas contaba con 17 años.

Después de haber sido relegada durante años, el repertorio clásico retomó esta pieza en cuatro movimientos que, según Isaza: “Es muy bonita y bien hecha para un músico tan joven”, y que a pesar de su sencillez, no pierde belleza.