Figo, el Parson Russell terrier

Figo, el Parson Russell terrier

Nada menos que 200 años, hasta el 4 de junio de 2001, tuvo que esperar este inglés para ser reconocido como raza por las asociaciones que diseñan el mapa canino mundial. No obstante, para sus poseedores siempre ha sido la mascota integral, por inteligente, por amigable y juguetona en casa y por audaz e infalible en el trabajo.

Poco se sabe sobre su origen, y los que más, atinan a decir que es producto de numerosos cruzamientos. Sí está claro que su existencia se atribuye al reveredo Russell (Parson Russell), un cazador apasionado que se dio a la tarea de criar un ayudante que aguantara el paso de los sabuesos y que tuviera el valor para combatir al zorro rojo bajo tierra.

Siempre que escuche el término terrier piense en un perro de cacería. Unos rastrean la presa, otros la persiguen, otros la divisan, mientras estos se meten a su madriguera para sacarla muerta o dejarla a tiro del cazador. Con esa carita y todo.
Con la aceptación como raza hace 4 años se definió además que el Parson Russell, entre otras características, debe ser de color blanco con manchas negras, fuego o tricolores, medirá entre 25 y 30 centímetros y pesará 1 kilo por cada 5 centímetros de altura.

Cambio de nombre
Antes de 2003 se le conocía como Jack Russell terrier, por el apodo del reverendo John Russell.
Promedio de vida
Unos 15 años.
Tenga en cuenta
Como buen perro grande en empaque pequeño, no es una raza para propietarios novatos.
Tenga en cuenta IIConserva sus instintos cazadores, entonces es mejor que no tenga a tiro a animales pequeños.
Relación con los niños
Muy buena con los que son enseñados a no fastidiarlo.
Relación con otros perros
Puede ser agresivo si no recibe entrenamiento temprano.
Otras aptitudes
Las pruebas de agilidad y los trucos de amaestramiento.