Fiesta de Titanes en el Teatro Pablo Tobón

Estos personajes, creados por la ilustradora Tatiana Mejia, estarán en exhibición en el Teatro Pablo Tobón Uribe desde el 30 de enero

titanes1
Imagen cortesía

Lo perpetuo de lo inútil es el nombre de la exposición en la que Tatiana Mejía, ilustradora y diseñadora gráfica, presentará en gran formato a sus Titanes, juguetes tradicionales en los que se unen la mitología y la interpretación de la artista de la tradición popular de nuestro país. Todo, con el apoyo del ingeniero, ilusionista y artista, Daniel Cuartas, quien termina de dar vida a estos personajes, otorgándoles el movimiento.

Seres con rasgos humanos y animales a la vez, chamanes urbanos, demonios, entre otros, se encontrarán con el público a partir del viernes 30 de enero, día en que se realizará la inauguración de la exposición a las 8 pm, en el hall del Teatro Pablo Tobón Uribe, espacio que albergará la instalación durante dos meses con entrada gratuita.

“Estos juguetes son proyecciones de mi interior”

Tatiana Mejía es de Medellín, pero su infancia la pasó en el centro de Bogotá, entre el Teatro de Marionetas de Jaime Manzur, y los brujos y yerbateros que ofrecían sus menjurjes y servicios esotéricos a los apresurados transeúntes capitalinos. A partir de ese momento comenzó a desarrollar su gusto por el imaginario popular urbano y su estética, donde lo mágico y lo mundano se unen para otorgar un trasfondo a la plana y gris vida de ciudad.

Ese gusto se mantuvo únicamente en su mente hasta que, durante sus estudios de Diseño Gráfico, con énfasis en Ilustración en la Colegiatura Colombiana de Diseño en Medellín, decidió materializarlos en juguetes tradicionales, donde, según ella, “encontré lo que yo quería hacer con el dibujo, la forma y la anatomía”.

Confluyeron entonces, su visión personal de la vida, fascinación por los seres mágicos y deidades de cualquier religión, su ya mencionada inclinación por la expresión visual popular y un gusto adquirido por unas figuras de la mitología griega llamabas daimones, que presentan a los dioses y demonios combinando características humanas y animales; y que son definidos como representaciones del alma humana.

titanes2
Imagen cortesía

“Estos juguetes son proyecciones de mi interior”, expresa la artista, quien a través de estos personajes se dispuso a explorar su propia complejidad. “Todos los Titanes tienen una dualidad, que es la dualidad mía en el trabajo y la vida personal. Siempre estoy en esa ambigüedad de las cosas”. Los Titanes son el reflejo de las personalidades múltiples de Tatiana, o “Titania”, apodo que le pusieron desde la universidad, y que volvió un juego de palabras en una sucesión de realidades y vidas de juguete.

El mundo de los TItanes

Un ser masculino mitad hombre, mitad serpiente; y uno femenino mitad mujer, mitad pulpo, son los padres de la primera generación de Titanes. “De ellos dos salieron un montón de seres”, cuenta “Titania”, quien los describe como personajes satíricos y sarcásticos. En estos personajes, además de la mitología y la observación, conviven el humor, y una búsqueda para aprender a burlarnos de nosotros mismos, y de nuestros defectos y demonios.

Más tarde, nacida la primera camada, “Titania” decidió enriquecer su panteón. A partir de la pregunta “¿en la vida real quién puede ser un Titán?”, nació una nueva familia que incluye brujos y figuras de la mitología urbana colombiana, y donde se expresa de manera más directa su gusto por estos personajes. “Siempre me ha gustado mucho lo popular y la estética de ellos. Tienen muchas características que, para mí, enriquecen el trabajo desde lo gráfico”, afirma.

“Nos salimos del marco y la quietud”

Los Titanes llevan varios años de vida, mostrándose a plena luz del día. Sin embargo, hasta ahora se presentarán en sociedad en una exposición llamada Lo perpetuo de lo inútil, la tercera del proyecto “El ilustrador del mes” del Teatro Pablo Tobón Uribe, y donde, tanto la ilustradora como Daniel Cuartas, en su rol de ingeniero, buscan fomentar la imaginación, la magia y la importancia del ocio y la inutilidad.

Uno de los retos, cuenta Tatiana, consiste en mostrar su trabajo en gran formato. El otro gran desafío fue concebir la exposición como una instalación. “No solamente pintar o poner cuadros. Nosotros nos salimos del marco y la quietud para que la exposición tenga otro sabor diferente a ir a ver unas pinturas. Que todo tenga una interacción real con el público, más cercanía”.

Para lograr este propósito, Tatiana y Daniel se pusieron manos a la obra, y a través de un proceso de trabajo artesanal, creativo, y al mismo tiempo tecnológico. Ambos cortaron madera, pasaron noches en vela, y mientras “Titania” pintaba sus personajes, Daniel creaba mecanismos para generar movimientos sugestivos y sencillos en varios de los Titanes.

“Todo lo hemos adaptado para la exposición. Se nos adaptó la vida para este reto”, cuenta Tatiana, quien también asegura que “el trabajo ha sido muy fluido por la honestidad y la pasión que los dos tenemos”.

titanes3
Imagen cortesía

Para Daniel Cuartas, los retos eran diferentes. “Trabajar como ingeniero en algo que es inútil es raro y es bacano”, comenta. Y añade: “Yo he sido muy guiado siempre por la alta tecnología. Siempre hay que innovar, tener las cosas virtuales, eliminar casi siempre lo mecánico e irse por el lado electrónico o virtual. Y aquí fue como devolverse y utilizar los mecanismos autómatas antiguos, mucha mecánica, lo menos posible en programación y otras cosas. No pensar en el usuario y la usabilidad, porque son cosas inútiles”.

Del trabajo de ambos, con una visión artística de la tecnología y un pensamiento adulto del juego, surgen estos seres enormes, únicos, que estarán esperando a los asistentes al Teatro Pablo Tobón a partir del 30 de enero.