Falta seguridad en los festejos

Falta seguridad en los festejos
La muerte de un ciudadano, por descarga eléctrica, revela la necesidad de reglamentar las celebraciones masivas


Cancha del barrio El Garabato

El tradicional Festival de Globos en la loma de El Garabato terminó con un trágico accidente. En la mañana del domingo 26 de febrero, mientras la comunidad del barrio y visitantes de otros sectores del Valle de Aburrá elevaban un globo de cinco mil pliegos en un lote continuo a la placa polideportiva del sector, Luis Fernando Gaviria Jaramillo, de 52 años, recibió una descarga eléctrica de las líneas primarias de electricidad.
Según los organizadores, tardaron ocho días fabricando el globo, el cual tenía una cinta de aluminio que la víctima sujetaba en el momento del accidente. “El globo ya estaba a 30 metros de altura y, al hacer contacto con los cables de energía eléctrica, se generó una descarga sobre Fernando”, cuenta uno de los testigos del hecho.
Los habitantes de El Garabato, uno de los barrios más antiguos y populares de El Poblado, ubicado entre la Transversal Superior y la carrera 30, y entre los tanques de EPM (Los Parra) y la quebrada La Volcana) tienen desde hace más de 15 años la tradición de fabricar y elevar globos gigantes en la época navideña. Sin embargo, desde el 2005, por la muerte de dos habitantes en un accidente de tránsito: Harry Galeano y el experto fabricante de globos, Juan Pablo Castaño, el festival comenzó a realizarse en febrero. “Cada 5 de febrero lo hacemos como homenaje. Esta vez decidimos aplazarlo para el pasado fin de semana”, señaló uno de los organizadores del evento. “Ya habíamos elevado 15 globos. Es un accidente que no debió pasar pues no somos novatos en esta materia. Son cosas de la vida que nadie se espera”, comentó otro organizador.

Después del incidente llegaron la policía y los bomberos, quienes intentaron controlar la situación. Pese al trágico suceso, la fiesta se extendió durante todo el domingo, con grupos musicales y actividades culturales. Lo que dice la autoridad
El teniente coronel Fabio Rojas, comandante de la Estación de Policía El Poblado, aseguró que esa mañana recibió decenas de quejas de los residentes vecinos por la continua quema de pólvora, el ruido y los globos. “Se habló con los organizadores del Festival, pero siguieron con la fiesta. Este tipo de eventos no debe interferir en la convivencia, aunque sean manifestaciones culturales tradicionales”, señaló el comandante Rojas.
Agregó que, para la organización de esta clase de festejos, se deben tener permisos de las autoridades municipales y contar con el acompañamiento de la Secretaría de Gobierno, “Se debe garantizar no solo la seguridad de los ciudadanos, sino el control de los horarios, ya que eventos como estos afectan a la comunidad vecina”, concluyó el comandante de la Estación Poblado.