Falsas VIP, siguen en la mira

Falsas VIP, siguen en la mira
Control y acciones frente a las viviendas VIP en estratos altos es el compromiso del Municipio. Se anuncia modificación de la ley que regula estos proyectos

“Estamos trabajando en la resolución que esperamos expedir la semana entrante. Con esto ya podemos entrar a trabajar en un mejor control y regulación de las VIP, ya que se advirtió a los notarios y oficinas de registro para que no expidan escrituras de proyectos que no cumplan con las características y no se ajusten a la normativa”, declara Jorge Enrique Vélez, Superintendente de Notariado y Registro, quien quiere poner en cintura a las constructoras que están desarrollando proyectos de Vivienda de Interés Prioritario (VIP) en estratos 4, 5 y 6.
Los proyectos VIP están amparados bajo el decreto nacional 2060 de 2004, por el cual se establecen normas mínimas para proyectos VIS y VIP. La normativa, orientada a programas o desarrollos masivos de vivienda, se ha venido aplicando de manera indiscriminada para desarrollos multifamiliares aislados, predio a predio, sin tener en cuenta las normas municipales en términos de alturas, obligaciones de estacionamientos vehiculares y densidades definidas por el Plan de Ordenamiento Territorial, tal y como se ha informado desde tiempo atrás en Vivir en El Poblado.
“Los ciudadanos afectados por estas licencias no entendemos por qué la administración pública no adoptó oportunamente las medidas de choque necesarias para evitar que las curadurías las siguieran otorgando, cuando ya existía total certeza de la problemática. Con posterioridad al decreto 012 de 2011, se expidió el 2060 de 2012, que no contiene normas que desestimen en su totalidad la construcción de estos proyectos, solamente hace referencia a los parqueaderos, pero no se considera la no viabilidad económica del proyecto partiendo del valor del terreno”, señala la corporación cívica Corpoblado, que también ha levantado su voz de alerta ante el Municipio para el control de estos proyectos en la comuna 14.
Durante la última sesión extraordinaria del Concejo de Medellín, el pasado 15 de agosto, se visibilizaron los efectos negativos de la construcción de cuatro mil apartamentos en sectores de Belén, Laureles, La América y El Poblado. Bernardo Alejandro Guerra, presidente de la corporación, menciona que la aprobación de este tipo de proyectos tiene como consecuencia “la alteración de la movilidad y de la calidad del hábitat, la evasión de impuestos”. Añade que esta práctica podría derivar en “un posible carrusel de la corrupción, en el que estarían participando funcionarios públicos y particulares”.
De los 41 proyectos VIP denunciados por Planeación en Fiscalía y que también investiga la Personería, solo aparece uno con licencia en El Poblado, ubicado en el barrio El Diamante 2 (carrera 41 AA con 18B Sur – Proyecto Frontiere), aprobado por la Curaduría Primera. Sin embargo, representantes de Corpoblado señalan que en la comuna 14 se encuentran más proyectos que no figuran en la lista de investigados. “Solo se registra una licencia en estrato seis, pero esta información está incompleta, no aparece ni siquiera el proyecto Oslo, en la loma El Tesoro. Estoy elevando derecho de petición para establecer por qué no aparece”, señala la abogada Jenny Acero, representante de Corpoblado.
“La petición de los ciudadanos afectados por el licenciamiento indiscriminado de proyectos VIP en estratos 4, 5 y 6, aparentemente resultado de un vacío normativo, es que se proceda a la revocatoria directa de los actos administrativos que las otorgaron, revocatoria consagrada en el artículo 43 del decreto 1469 de 2010, que puede ser adelantada por el mismo curador o por el alcalde municipal o su delegado”, solicita Corpoblado.
Ante esta petición, el secretario de Planeación Municipal, Álvaro Berdugo, señala: “Ya se han tomado decisiones. La primera es modificar la ley y sacar el decreto que regule este tipo de proyectos en estratos altos. También se decidió conformar una mesa de trabajo para tratar el tema, desde lo que nos permite la norma. Necesitamos la actuación de otros actores como los curadores, que se haga el debate ético de este tipo de proyectos y licencias. La Personería también debe tener acciones frentes a las construcciones VIP. En cuanto a la suspensión de las licencias, como han pedido algunos concejales, debemos hacer una consulta a la parte legal, ya que este es un tema totalmente jurídico”, concluye.