Expectativa por funcionamiento de pactos de civilidad

Expectativa por funcionamiento de pactos de civilidad
Después de muchas reuniones debatiendo la problemática del ruido, las partes en conflicto decidieron, con el apoyo del Concejo de la ciudad, que los pactos por sectores eran la mejor solución

Durante años, en diferentes espacios como el Comité Local de Gobierno, recorridos con secretarios de gobierno y reuniones en la misma Alcaldía entre otros, las constantes peticiones de los ciudadanos a las autoridades por un mayor control y regulación, en la ocupación del espacio público y los niveles de ruido emitidos por los establecimientos nocturnos, llevaron a la creación de una comisión accidental del Concejo de Medellín para analizar el problema.
A los sectores que se les dio prioridad fueron Parque Lleras, Parque de El Poblado, Barrio Colombia y Provenza. Aunque la inspección de policía mostró algunos avances en cuanto a cerramiento y multas a los comerciantes que no cumplían con la norma, las quejas continuaban y fueron los mismos residentes de estos sectores los que propusieron en la comisión realizar pactos de convivencia con compromisos de ambas partes para mejorar la situación.
El jueves 23 de junio se firmó el primer pacto entre comerciantes y residentes de la carrera 39 entre las calles 8 y 9, otros, como el de Provenza, se encuentra en etapa piloto. “Antes de firmar el pacto nos acogemos a un plan piloto, de acuerdo con la conducta de los comerciantes y a la veeduría que hagan los residentes se procede a firmar los pactos. Hay comerciantes que han tenido que sacar recursos para insonorizar sus sitos y no perturbar el descanso del residente, sin la comisión no hubiera sido posible que hicieran esa inversión”, dijo el coordinador de la comisión accidental, concejal Santiago Martínez.
Incluso el propio concejal está realizando visitas nocturnas a algunos residentes, para constatar el nivel de ruido y buscar los acercamientos con el respectivo comerciante.
Aunque algunos habitantes de estos barrios se han sentado a concertar con los comerciantes, y han llegado a acuerdos para que ninguno de los dos se afecte, otros como José Molina, del barrio Provenza, aseguran que no hay avances y que todo sigue igual. “No hay esperanzas y la Alcaldía nos quiere hacer creer que no pasa nada. Llevo 50 años viviendo aquí y lo que veo es que la Administración Municipal está arrodillada a la rumba, no hay congelación para nuevas aperturas de negocios y lo único que hemos conseguido con la comisión es la inspección móvil los fines de semana. No volví a esos pactos porque no creo”, dijo el residente inconforme.
Amparo Gaviria, Presidente de la Junta Administradora Local, agregó que “los pactos sirven para que tengamos sana convivencia por lo menos. Hay que decir que el Hotel The Charlee ha incumplido, la bulla sigue igual y se habían comprometido. La comunidad quiere replantear lo que se ha avanzado para luego volvernos a reunir y ver si es posible concertar”.

Casos que han servido
En otras comunas, como el Centro de la ciudad, se han realizado pactos de convivencia que han llegado a feliz término y han solucionado problemáticas sociales. Sonia Vásquez, actualmente concejal de Medellín, se desempeñó al inicio de esta Administración como Gerente del Centro y tuvo la experiencia de liderar algunos de esos procesos. “Esos pactos requieren participación ciudadana, deben participar todos los implicados y construir el pacto con visión sobre lo que se quiere. También necesitan seguimiento permanente y debe ser acción articulada con la Alcaldía para que tenga validez”, afirmó Vásquez.
Un caso exitoso para la concejala, fue el del Parque Bolívar entre la Alcaldía y los artistas para determinar cuántos grupos podían ingresar al parque, además de establecer una agenda para la utilización del espacio público e irse rotando mensualmente, con el apoyo de la policía para que no excedieran los decibeles permitidos. En Carabobo también hubo un pacto para impedir que motociclistas dejaran todo un día las motos parqueadas en el pasaje, con la ayuda de vecinos de sector.
La concejala Sonia Vásquez ahora integra la comisión accidental de El Poblado. Los pactos continuarán los próximos días en los sectores La Aurora y Barrio Colombia, entre otros.