ExE: “1+1 no son 2, sino 3, o 4, o mucho más”

Desde hace trece años, Empresarios por la Educación conecta sueños, proyectos, actores y recursos del sector empresarial, para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa

Por Catalina Peláez

Los resultados de las pruebas Saber 11, según los cuales el departamento ocupa el puesto 16 a nivel país, y Medellín, el 12 en las ciudades capitales, dan cuenta de que la región enfrenta grandes retos en materia educativa. “Hace cuatro años, cuando asumimos la apuesta de que Antioquia fuera la más Educada, encontramos abandono frente al tema educativo en muchas áreas. 40 mil niños que debían iniciar clases en el calendario ordinario no lo hicieron; deterioro del 80 por ciento de lo que existía en infraestructura; escuelas sin agua potable y sin energía; maestros indebidamente vinculados o contratados, solo por mencionar algunos aspectos. En estos cuatro años de gobierno nos dedicamos a organizar. Las pruebas Saber, aunque son un indicador importante, no son nuestra prioridad, nuestro proyecto es concentrarnos en la transformación profunda de la educación”, dice Felipe Gil, Secretario de Educación Departamental, quien asegura que anualmente la entidad invierte un billón 200 mil millones de pesos en educación.

Por otro lado, también se encuentra el sector privado liderando iniciativas. Este es el caso de la Fundación Empresarios por la Educación (ExE), una organización de la sociedad civil, integrada por empresas privadas, algunas del Grupo Empresarial Antioqueño, y que desde hace 13 años, en 12 territorios del país, promueve y articula esfuerzos para contribuir a que los jóvenes tengan una educación de calidad.

Sus socios y aliados son la Alcaldía de Medellín, las alcaldías de diversos municipios, el Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, la Gobernación, la Universidad Eafit, la Universidad Pontificia Bolivariana, Proantioquia y sus empresas afiliadas. La Fundación aborda su trabajo desde dos líneas estratégicas, definidas como el Hacer y el Pensar con programas como Centro de Liderazgo, Ser + Maestro, Ola Escolar y Comunidades de Aprendizaje, de gran impacto en la educación del país y que arrojan las siguientes cifras como se muestra en el gráfico.



Centro de Liderazgo

Este programa ha identificado que para que un rector sea capaz de transformar la institución que dirige, debe afianzar su liderazgo desde lo administrativo, lo pedagógico e institucional. Para eso son formados a través de Centro de Liderazgo. “Antes de hacer parte del proyecto, yo tenía claro que con mis competencias no iba a poder orientar de manera adecuada la institución, luego concluí que si hacía parte de programa, tendría las herramientas necesarias. Pasado el tiempo, hemos hecho mediciones del ambiente laboral y vemos que en términos de picos, crece el de la comunicación, la confianza, el liderazgo y el trabajo en equipo. En el caso de los estudiantes, hemos notado que ha comenzado a mejorar desde su emocionalidad porque encuentran un maestro que los escucha, que se pone en el lugar de ellos y que sabe quién es cada quien”, comenta Juan Bastidas, rector de la institución Educativa Jorge Robledo. En Antioquia, el Centro de Liderazgo ha logrado impactar a 350 directivos en el período de 2014 – 2015.


Ser + Maestro
Se entiende sobre todo, como la oportunidad de que el maestro se reconozca así mismo y a sus compañeros, con todas sus potencialidades. Por eso, fomenta las competencias socioemocionales y el liderazgo pedagógico. Felipe Aramburo, coordinador de Ser +Maestro, programa que en el departamento lidera Proantioquia, explica: “Si bien es cierto que los esfuerzos de estos últimos años se han concentrado en mejorar las condiciones de infraestructura de algunos establecimientos educativos, es necesario trascender hacia la formación y a la creación de ambientes escolares que involucren entre otros, maestros formados en todos los campos, ellos no pueden ser reconocidos solamente como poseedores de un saber. También hay que involucrar más materiales didácticos y el uso de tecnologías para que el aprendizaje sea más innovador”. En el periodo 2014 a 2015 el programa atendió a 774 maestros del departamento de Antioquia.


Ola Escolar
Luz Enith Castro, coordinadora del programa Rectores Líderes Transformadores de ExE, asegura que Ola Escolar “tiene una línea para el mejoramiento de la infraestructura que se complementa con herramientas o condiciones que ayudan a que esos ambientes sean más propicios”. El programa contribuye también a que los proyectos educativos de las instituciones escolares se construyan conjuntamente con la comunidad además de hacer posible el mejoramiento de los aprendizajes y la convivencia de los estudiantes. Ola Escolar tiene presencia en tres municipios:

• Medellín: Segunda etapa Institución Educativa Alfonso Upegui, 1.057 estudiantes y 37 docentes y directivos.
• San Francisco: Centro Educativo Rural San Francisco sede San Juan de Aquitania, acompañamiento al proyecto Más y Mejores Espacios, Fundación Argos, 210 estudiantes, 9 docentes.
• Montebello: Centro Educativo Rural Palmitas: 92 estudiantes, y 4 docentes; Centro Educativo Rural El Carmelo: 36 estudiantes, 2 docentes, acompañamiento al proyecto Más y Mejores Espacios, Fundación Argos.


Comunidades de Aprendizaje
El proyecto busca, según el informe de gestión 2014 2015 de ExE “realizar el sueño de una nueva escuela y una nueva sociedad”, para eso ha implementado un programa piloto en algunas instituciones educativas orientado que permite que no solo los estudiantes aprendan sino también sus familias, a través de tertulias literarias y pedagógicas entre otras. “Yo estoy lista en todo momento para lo que necesite el colegio pero nunca había llegado un proyecto en el que pueda hacer parte de lo que mis hijos aprenden y saber que puedo aprender con ellos”, cuenta Cristina Suárez, madre de familia de estudiantes de sexto y noveno, institución educativa Altavista, San Luis.

En Antioquia, Comunidades de Aprendizaje tiene presencia en Itagüí en las instituciones educativas Loma Linda y Luis Carlos Sarmiento, y también en el municipio de San Luis, en las instituciones Altavista y La Josefina. Entre ambas, el proyecto impacta a 1.819 estudiantes y sus familias.


Con la camiseta puesta

Jhonnatan Navales es un maestro de la IE Jorge Robledo. Antes de llegar a ese colegio trabajó durante cuatro años con el INDER, como docente de Educación Física en la Cárcel Bellavista. Luego, se vinculó al colegio y pudo participar del programa Ser + Maestro. “Este espacio generó la posibilidad de reconocer a los compañeros y sus historias de vida, entender sus situaciones familiares, y de ahí entender el por qué de tantos comportamientos. Pude verlos de una manera más humana. Espero poder quedarme en el colegio por mucho tiempo”.

Jhonnatan cuenta además que Ser + Maestro le permitió también tener un contexto de su entorno: “Uno de los aspectos que tiene mayor relevancia en el ejercicio docente, es que debemos comprender los fenómenos del contexto social del los jóvenes que estamos educando. Por ejemplo, si un chico es rebelde hay que mirar más allá de esa respuesta emocional, indagar en su entorno familiar qué pasa; si llegó al colegio desayunado o no, si es desplazado, o qué condición especial puede estar ocasionando ese comportamiento”.