Estudiarán funcionamiento de establecimientos nocturnos

  
   
 Entre la Avenida Las Vegas y Vizcaya, y desde la quebrada La Presidenta hasta La Poblada, existen 233 viviendas y 224 establecimientos comerciales de varios tipos, según un informe presentado por la arquitecta de la unidad de ordenamiento territorial de Planeación, Marta Luz Restrepo.
De los 224, 87 son bares, 63 restaurantes-bares, 8 distribuidoras de licor, 7 discotecas, 7 discotecas-bar y 52 restaurantes, datos actualizados a julio de 2010.
Dicho documento dejó al descubierto problemas de control, de congelamiento y descongelamiento de zonas, así como el no cumplimiento de normas de protección a planteles educativos e iglesias.
Santiago Quintero, Presidente de la Junta Administradora Local, afirmó que “el estudio de Planeación constata que hay saturación en negocios con consumo de licor. No se respeta que no pongan estos establecimientos a menos de 100 metros de colegios e iglesias. En la reunión anterior se visualizaron esos problemas que antes no se mostraban y los concejales alo vieron; también falta claridad sobre la norma de las zonas congeladas o no”.
Para la próxima reunión de la comisión accidental, que además de Poblado Centro analiza las problemáticas de Barrio Colombia y los parques Lleras y El Poblado, la comunidad pidió más claridad sobre el control y regulación a los establecimientos, así como la competencia de las mediciones de ruido entre la Secretaría de Salud y el Área Metropolitana.

Proponen congelar zonas y modificar el POT
Tanto la Jal como Santiago Martínez, coordinador de la comisión, coinciden en la petición a la Alcaldía de congelar algunos sectores como medida transitoria para solucionar el problema de fondo.
“No cabe duda que hay saturación de negocios. Pretendemos que la Secretaría de Gobierno, con fundamento en el informe de Planeación, coteje si los establecimientos cumplen con todo el marco normativo que se ha venido desarrollando. Desde la comisión le peticionamos al alcalde que congelen esas zonas y los comercios que tengan dificultades y estén en algún proceso, someterlos al debido proceso. La construcción para una convivencia saludable no es sacar a quienes están ni atropellarles, sino llegar a esa convivencia fundamentada en el debido proceso y la autorregulación”, dijo el concejal Martínez.
Además agregó el deseo de movilizar a la comunidad para participar en una nueva modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), para establecer zonas más adecuadas según el tipo de negocio comercial. “Es una desgracia que a un residente lo desplacen por algún establecimiento. Con lo que viene, a la gente le va a quedar claro cuáles locales están en algún proceso y se vienen equivocando, eso lo vamos a mostrar”, concluyó Santiago Martínez.