‘‘Estoy en el messenger con unos amigos’’

 
 

Ya no es solo en las redes empresariales donde causa problema y disgusto, es también en las universidades, los colegios y los hogares. En estos últimos es común ver a niños que se pasan el día conectados sin que sus padres sepan en que andan, ni con quién hablan, ni de qué hablan, etcétera. Lo que la mayoría de padres revisan, si acaso, es que no haya un navegador abierto y que la pornografía no se asome por la pantalla. Por eso aquello de una cosa es ser ingenuo y otra ignorante.

La mensajería instantánea es quizás la principal y mejor herramienta que los depredadores de menores han tenido jamás. Con ella pueden entablar conversaciones directas con niños y niñas en sus propias casas, a unos pasos de sus padres, sin que estos (ni los niños) sepan qué está pasando y cuáles son sus verdaderas intenciones.

Vivir en El Poblado le entrega esta guía a los padres interesados en bajarse de la nube para ayudar a sus hijos a vivir en el mundo que les tocó en suerte.

Recomendaciones para los padres

Controlar el acceso a internet. Uno de los mejores métodos para promover la navegación segura es no tener el computador en el cuarto de los niños, sino en un estudio (o en la cocina o el comedor) donde todos tengan acceso a él y su uso sea público. Otra forma simple es enseñarle a los niños a usar directorios de sitios para ellos.

Acompañar a los hijos. Otro método simple y gratuito: compartir la dirección de email con los hijos (podrá ver sus mensajes) y revisar la historia de sitios visitados en el navegador.

Asegurarse de que sus hijos no abren archivos adjuntos o dan click a enlaces que reciben como mensajes de chat.

Enseñarles a cambiar su pass-word con frecuencia.

Mostrar interés en las actividades de sus hijos. Conocer los nombres y las identidades de sus amigos de internet (tal como lo hace en la vida real).

Tener conversaciones francas y abiertas con los hijos sobre los peligros que enfrentan y sobre las herramientas que tienen para protegerse. Verificar con el colegio de sus hijos si los trabajos escolares, fotos o cualquier otro material que permita identificación personal es puesto en su sitio web. Con frecuencia los colegios ponen allí información que puede ser aprovechada por los delincuentes, por eso es mejor hablar con las directivas para que el acceso a sus sitio web sea controlado mediante password.

Avise a las autoridades sobre cualquier actividad sospechosa o ilegal que encuentre en internet.

Más para los padres

Entiendan que los chats son el terreno ideal de los abusadores de menores. Aunque suene imposible, como apagar el televisor, lo mejor sería no permitir que sus hijos menores entren a chats o usen mensajería instantánea (en el computador o el celular).

El computador debe estar en un lugar de la casa en el que los padres puedan monitorear lo que los niños hacen con él.

Enséñenle a sus hijos a no dar información personal a nadie que no conocen en persona, y tampoco a conocidos de confianza que encuentren en un chat porque esa información puede ser vista por terceros malintencionados.

Supervisen los hábitos de internet de sus hijos. La navegación es solo una de las múltiples formas de usar internet. Otra vez, una cosa es ser ingenuo y otra ignorante.

Aprendan a usar el software disponible para proteger a sus hijos en internet, pero no se confíen solo en eso. La responsabilidad es de ustedes.

Fijen límites de tiempo y de actividad en internet para sus hijos. Pasar mucho tiempo pegados del computador, sobre todo si es de noche, es una advertencia de problemas potenciales.

Conozcan las actividades y los amigos de sus hijos en internet, tal como lo hacen en el mundo real.

No permitan que sus hijos tengan perfiles públicos en ninguna página web. Por ahí es por donde empiezan su cacería los abusadores.

 
 
 
 

Consejos para los menores

1. Nunca dar información personal (como el nombre, la edad, la dirección, el número de teléfono, el nombre del colegio, la ciudad, una foto) o llenar cuestionarios o encuestas en internet.

2. Nunca reunirse en persona con nadie que haya conocido en internet, sin la presencia del papá o la mamá.

3. No entrar a cuartos de chat sin la presencia o supervisión de sus padres. Algunas personas en el chat, como en la calle, no son lo que dicen ser, sino adultos con malas intenciones.

4. Sospechar de cualquiera que trate de ponerles en contra de sus padres, profesores o amigos. Pueden tener intenciones ocultas.

5. Nunca respondan o envíen un email o mensaje instantáneo a personas que acaban de conocer en internet. Es mejor hablar primero con los padres para que ellos verifiquen. Además, no involucrarse en conversaciones que les hagan sentir incómodos; si ese es le caso, desconéctense (o no respondan) y cuéntenle a sus padres. Ellos sabrán qué hacer.

 
 
 
 

Palabra de pornógrafo

Un sitio de pornografía legal con sede en La Florida le enseña a sus clientes cómo usar sus servicios y evitar que sus hijos puedan también acceder a su contenido. Además les ofrece esta advertencia:

“Como padres seguramente tienen reservas sobre el uso que sus hijos le dan al computador. Saben que en internet hay mucho potencial educativo, pero también han oído acerca de sus peligros (… ) Hablen con sus hijos, mantengan una línea de comunicación y confianza abierta pues esa es la mejor manera de construir su seguridad. Naveguen con sus hijos, pídanles que les muestren sus sitios y actividades favoritos, demuestrénles que pueden contarles acerca de cualquier cosa que encuentren mientras navegan y que les causa duda, incomodidad, molestia, etcétera. En últimas, recuérdenles que, como en el mundo real, en internet no deben hablar con extraños”.