Esto opinan

Esto opinan
Muchos personajes de Medellín son habitantes de El Poblado, o trabajan en la comuna o escriben sobre ella. Así ven algunos de ellos la propuesta de Vivir en El Poblado


Gabriel Harry, empresario:

“Es muy meritorio lograr sostener tantos años una causa tan difícil como el periodismo, y con la competencia que hay. Es muy informativo; por Vivir en El Poblado uno se da cuenta de lo que se va a hacer en El Poblado, de los diferentes sitios de esparcimiento, todo lo que tiene que ver con los posibles parques de el sector. Por este periódico, uno sabe de las vías nuevas que van a hacer; son muy interesantes los comentarios que hacen sobre gastronomía y tienen personas muy amenas que uno lee con mucho juicio. En un periódico como este uno se informa de hechos que en otros periódicos no se informan. Para la gente que vive en El Poblado trae mucha información de cosas de las que uno no está al tanto”.


 
Lina Vélez de Nicholls, presidente de la Cámara de Comercio de Medellín

“Es muy entretenido porque cuando uno lee se siente parte de él, y aunque las noticias son muy locales este periódico logra trascender en los hechos. Es muy interesante porque uno se da cuenta que lo que publica Vivir en El Poblado se convierte en noticia para las autoridades y esto es importante porque logran reaccionar”.



Juliana Restrepo, exdirectora del Mamm:

“Gracias Vivir en El Poblado por hacer el mejor periódico para nuestro barrio. Destacar noticias y personajes de interés, construir y felicitar, pero también por denunciar. Por ser la voz de los vecinos. Y sobre todo por ser plataforma para los artistas de Medellín a través del maravilloso proyecto de portadas de arte; ese, es un gran diferencial y un aporte invaluable al arte de la ciudad”. ¡¡¡Felicitaciones!!!



Juan Luis Mejía, rector de Eafit:

“La historia del barrio es la de esos primeros años de la vida, del lugar donde transcurre lo cotidiano, del espacio que nos es más propio y cercano. Por eso, que un periódico como Vivir en El Poblado llegue a las 500 ediciones es un suceso que debe celebrarse, porque es en sus páginas donde se cuenta el transcurrir de ese inmenso barrio en el que comenzó a escribirse el devenir de Medellín.
El suyo es un periodismo ciudadano, que se acerca a las necesidades de la comunidad, de la gente, que ha logrado perdurar en el tiempo gracias a la profundidad con que asume cada tema. Allí también cabe la cultura, hecha arte en esas bellísimas portadas que rompen con lo habitual y que sorprenden en cada número. Vivir en El Poblado significa, entonces, la vida del barrio, una vida que esperamos se siga contando por muchos años más”.



Gabriel Jaime Arango, experto en educación y cultura:
Vivir en El Poblado tiene muchos valores. Es de actualidad y vigencia, es localizado y por ello cercano e inmediato. Tiene uno la conciencia de que está ubicado en un espacio y en un lugar al que pertenece. Nos pone en diálogo con los inmediatos y con los cercanos. Hoy las TIC nos llevan a estar cercanos al lejano pero lejanos al cercano; se empezaron a romper los tejidos sociales con el próximo. No es un periódico alternativo sino esencial a la configuración del tejido social de la inmediatez, donde uno vive. Tiene la noticia del vecindario, opciones de entretenimiento, reclamo y denuncia para que las estructuras gubernamentales se ocupen de lo que no conocen. Es lectura obligada, no por deber sino por gusto”.



Adriana Mejía, periodista y columnista:

“Como periodista, me parece espectacular que una idea que salió de la nada, se hubiera fraguado y continuado. Me quito el sombrero frente a Julio y los equipos de trabajo que lo siguieron. Como ciudadana, creo que el periódico ha jugado un papel fundamental en el sentido de pertenencia de los habitantes de El Poblado por su barrio. Ha logrado ponerle cara, cuerpo, alma y nombre a la comuna 14. También me encanta la cercanía porque, como dicen los grandes de la literatura, mientras más cercanos los temas, más universales son; de todas maneras el ser humano es el mismo.
Y, por último, me encanta el apoyo del periódico al arte y a la cultura en todas sus manifestaciones”.



Fernando Restrepo, gerente FLA:

“Vivir en El Poblado innovó, fue una revolución dentro del periodismo escrito de Medellín, pues si bien en otros países había ese tipo de publicaciones sectoriales, la ciudad no las tenía. Entonces picó en la punta. Uno no alcanza a agarrar tanta información por cualquier otro medio de comunicación generalizada, ya sea de Medellín o del área metropolitana.
Vivir en El Poblado concentra la esencia, no solo de los problemas del transcurrir cotidiano, sino de la información. Yo espero Vivir en El Poblado todas las semanas, yo me entero en Vivir en El Poblado; hay algunas secciones que me gustan, hay otras por las que paso derecho pero, en general, me parece muy especializado y me fascina”.



Jorge Vega, médico antroposófico y columnista

“Cuando Vivir en El Poblado me invitó a escribir una columna con temas de salud y calidad de vida, sentí una deliciosa mezcla de reto y de sueño hecho realidad. En enero de 2011 inicié mi periplo en esta casa periodística. Y ha sido singular la experiencia de reconocer un medio que no tiene compromisos políticos ni de poder y que está al servicio de la comunidad. Un periódico que sacrifica el interés comercial de la portada por una obra de arte, que se interesa por la cultura y la buena mesa, por el entretenimiento, el buen vivir y la salud es un periódico salutogenético: genera bienestar, alegría y salud en lectores y colaboradores. En Vivir en El Poblado hay alimento para el alma y el espíritu humanos y un respiro en medio de esta cultura light y materialista”.



Hugo Gallego, médico toxicólogo:

“El periódico siempre ha estado comprometido con la información, la formación, la educación, el debate. Con las campañas de prevención de conductas adictivas y prevención del consumo de sustancias psicoactivas se han despertado toda serie de comentarios, tanto de quienes defienden el consumo de ciertas sustancias (por ejemplo la cannabis) como de quienes agradecen que hayamos abordado los temas, los hayamos profundizado y que hubiésemos aclarado inquietudes y desmitificado conceptos.
Producto de los artículos sobre las adicciones escritos en Vivir en El Poblado hemos ayudado a madres de familia a reconocer su adicción al zolpidem y a salir de ella. Hemos brindado para los padres y colegios, materiales que les sirven de base para propiciar el diálogo, fijar posiciones y tomar decisiones. Dicho material ha aclarado a algunos jóvenes conceptos no precisos y los ha llevado a reconocer los riesgos del consumo, a solicitar orientación y ayuda y hoy están en tratamiento y rehabilitación.
Felicitaciones por estos años de una fecunda labor y que sean muchísimos más años para el bien de todos. Gracias por permitirnos un espacio para dirigirnos a la comunidad con los temas de adicciones.
¡Mil gracias por todo el apoyo siempre!”



Elena María Molina, columnista:

“Son 23 años de Vivir en El Poblado que nos llenan de entusiasmo. Llegar al cinco ( 23= 2+3=5) es un momento en que se manifiesta libertad de acción y coherencia. Dos es el número de la materia y tres el principio Divino. El cinco es una invitación a la libertad de acción y al respeto, a la unión, a la fuerza, y la revisión de los límites del Hombre en su relación con la naturaleza.
La experiencia de Vivir en El Poblado nos toca porque su principio ha sido suscitar y apasionarse por el interés común, por el bien común. Y todo lo que concierne a la persona, el respeto por ella, permitirá que la conciencia se eleve, y que haya progreso paulatino y excepcional”.



Ana Piedad Jaramillo, directora del Museo de Antioquia:

“Para los habitantes de la comuna 14 es un gran aliciente tener cada ejemplar que va saliendo, porque la gente se identifica. Yo, por ejemplo, vivo en El Poblado y me identifico mucho con el periódico. Pero no solamente para la comuna 14 es importante, creo que Vivir en El Poblado ha ido cogiendo mucha fuerza en Medellín porque tiene artículos de interés general y articula El Poblado con el resto de la ciudad. Los felicito porque es un esfuerzo que ha hecho que la gente se identifique de verdad con Vivir en El Poblado”.