Esteban Garzón, un piloto con metas claras

Esteban Garzón, un piloto con metas claras
Este estudiante de décimo grado del Colegio Alemán, con solo 15 años ya ha conseguido lo que pocos. Es campeón nacional y este año realizó pruebas en importantes escuderías de Fórmula en Europa

En su habitación en una casa de El Poblado reposan gran cantidad de trofeos y medallas, como si se tratara de un deportista consolidado con suficiente experiencia. Afiches y carros de juguete adornan su espacio en su hogar, lugar donde sueña con el día que regrese a Europa con un buen patrocinador que le permita correr en la Fórmula ADAC, categoría en la que ya realizó una prueba y que sería el gran salto hacia el automovilismo profesional.
Su experiencia europea la guarda en sus recuerdos como la mejor vivencia que ha tenido, donde confirmó que este es el deporte que le gusta y que hará todo lo que esté a su alcance por ascender y llegar a las principales competencias. “Siempre me han gustado los karts. Yo chiquito dejaba los balones a un lado por jugar con carros, siempre. Iba a las carreras que hacían en La Mayorista, en el kartódromo, y después de ver mucho lo que lograba Juan Pablo Montoya comencé a decirles a mis padres que era el deporte que quería hacer, pero no sabía en ese entonces que era tan costoso, tenía seis años”, dice Esteban.
Un kart usado puede costar 4 ó 5 millones de pesos, y uno nuevo de 10 a 20 millones. Sin conocer ello, Esteban practicó sóftbol y tenis de campo, pero con el deporte que nunca pudo fue con el fútbol, incluso cuenta que el primer día de entrenamiento se retiró. “No aguanté, le dije a mi papá que no más, no tenía la habilidad para eso y quería correr en autos. Después de eso mis padres me fueron apoyando con mi deporte”.

Constancia y talento
Cuando su mamá le regaló el primer kart, Esteban inició de inmediato sus prácticas y carreras. Fue a Bogotá a un curso para obtener su licencia de competencia y obtuvo el mejor tiempo entre los participantes.
En su primera carrera fue segundo y comenzó a viajar con su padre y su abuelo a Bogotá cada mes, con un remolque en el que llevaban sus herramientas y el kart. En el campeonato Easykart Colombia, categoría Junior de 2008, Esteban se coronó campeón cuando faltando tres válidas, debía ganarlas para que la suma de puntos le diera el título. Con un gran manejo ganó las tres carreras y ese fue su primer torneo nacional, que lo llevó a Italia a representar a Colombia en un mundial en el que pudo obtener algunos podios.
Como el resto de kartistas paisas, este piloto reclama un sitio adecuado para que él y demás aficionados a este deporte tengan donde entrenar, sin tener que ir hasta Bogotá o formar circuitos en parqueaderos que no cumplen con las condiciones completas para prepararlos para las competencias nacionales.

La meta está en Alemania
Siete meses estuvo este joven piloto en ese país durante el primer semestre de este año. Por su colegio se fue de intercambio para perfeccionar el idioma y de paso probar los autos tipo Fórmula, los que en un futuro ojalá no muy lejano desea conducir. Se hospedó en casa de automovilistas, a los que no les hace falta patrocinios y cuentan con más garantías.
Su primer test oficial lo hizo con el equipo Mucke Motorsport de la categoría Fórmula ADAC, registrando muy buenos tiempos, tanto que consiguió el elogio del director del equipo que le auguró un gran futuro. Además, dicho equipo ha sido semillero de importantes pilotos de la Fórmula 1 como Sebastian Vettel y Christian Klien.
Por ahora Esteban se encuentra en Medellín, con la satisfacción de haber cumplido con su propósito en Alemania, y a la espera de patrocinadores en Colombia que le permitan correr la Easykart nacional en 2012 o por qué no, contar con el apoyo para dar el paso a la Fórmula ADAC en Alemania, su sueño más inmediato. “Quiero meterme en el campo del automovilismo europeo, sé que es difícil porque hay muy buenos pilotos que quieren llegar, pero con ayuda de Dios y con mi empeño y disciplina lo puedo lograr. Sueño con correr la Fórmula 1”, dijo.