Estampitas rocambolescas

josegabrielBaena

Girocópteros y represión

/ José Gabriel Baena

Una: “Hallan dieciocho cabezas humanas decapitadas (¡!) en aeropuerto de Chicago. No se sabe si eran para usos médicos o un aviso mafioso”. No comment.

Dos: “Vendedores ambulantes de Medellín deberán portar carné con georreferenciación satelital”. ¡Georreferenciación! Pobres vendedores, los acompaño en su pena.

Tres: maldita la manía de atribuirle facultades humanas a cosas. Ejemplo, con el verbo iniciar: “Túnel de Oriente iniciará obras en 2018”. O cuando se pierde abominablemente la partícula “se”: “Inicia movimiento por independencia del Chocó”. ¿Quién inicia? Ejemplos por miles. “Policía se incauta tres kilos de hierba y un gigantesco arsenal de armas: 5 pistolas, tres escopetas”. O sea que la policía se incautó a sí misma esas menudencias.

Cuatro, con observaciones: en mayo/2012, enfurecido porque el ministro de Interior Germán Vargas aparecía todos los días dando declaraciones sobre cualquier trivialidad en noticieros, todo el largo día desde el amanecer hasta la medianoche, el presidente lo destituyó fulminantemente de su cartera y creó para él un nuevo y nebuloso ministerio de Vivienda. Con la tarea única de construir, desde ese mayo hasta el 7 de agosto de 2013, cien mil viviendas completas. Lo divertido de ese asunto era que Vargas debía entregar CADA DÍA 276 casitas. Pero el 30 de diciembre, después de largo silencio, anunció con desparpajo que había terminado 283. O sea que le quedaban por iniciar y concluir en estos siete meses y medio solamente 99 mil 717 “unidades”. Pero más divertido aún, y se suma a la tragicomedia colombo-cubano-venezolana, es el anuncio del dueto Inmaduro y Cabellito de que este año van a construir 500 mil viviendas en el vecino virreinato. ¿Cuántas por día? Sin comentarios.

Cinco: Colanta anuncia que, en vista de la superoferta de leche que abruma a los colombianos, van a dedicarse con alma y sombrero a la producción de carne para exportación. Esto, de manera singular, en un departamento como el antioqueño, donde se sufre de un 29.3 % de miseria. Creerán que estamos en China, donde solo se admite la leche materna en niños menores de dos años, y de resto la leche vacuna está prohibida para el resto de la vida, según datos de recientes viajeros, o mejor, datos recientes de viajeros al Continente Amarillo Pollito.

Seis: ya van algunos años desde que la Real Academia permitió que la partícula “ex” se uniera al sustantivo que se quiere denotar. En Colombia rumban los “ex” en todos los campos y duran años y años. A veces se crean extrañezas como “el exídolo del ciclismo”. ¿Se podrá hablar ya de “la exídola Shakira”?

Siete: recomiendo que vean los lectores la película Where are thou brother de los hermanos Coen, una parodia de La Odisea. Allí hay un alto y gordísimo y cínico y tuerto personaje que hace una genial campaña política acompañado de… un enano saltarín. Aplicar esto a nuestra Colombia cada vez más kinetoscopodramatúrgica y… como la palabra que acaban de desenterrar en Venezuela los falsos gobernantes por una supuesta falsa foto, “rocambolesca”.
opinion@vivirenelpoblado.com