Estamos estudiando eso…

Estamos estudiando eso…
/ Juan Carlos Franco

Suficiente nos hemos referido al tema de por dónde mover los carros en Medellín. Suficiente hemos comentado sobre la improvisación, los remiendos, los increíbles errores de planificación y ejecución, el mantenimiento errático y superficial, la señalización tan innovadora, etcétera. A veces hemos criticado de manera general, a veces de manera específica.

Hay que ver, por ejemplo, la glorieta nueva construida sobre Los Balsos, arriba de Santafé. Caramba, ¿qué estaban pensando nuestras autoridades cuando la hicieron?

¿Realmente pensaron que iba a descongestionar? ¿Pensaron que les iba a quedar muy cómoda y amplia? Claro, al entrar en operación y ver que los resultados son un desastre total, la respuesta oficial es que el público la había pedido y por eso la hicieron. Pero que tranquilos, estamos estudiando eso, vamos a ver cómo se puede mejorar…

Las obras no se hacen porque el público las pida, a propósito. Tienen que ser fruto de la unión afortunada y bien administrada de ingeniería de tránsito, urbanismo y financiación. Ah, y con una adición generosa de sentido común. Las obras, además, se estudian antes de hacerse, ¡no después!

Más o menos, lo mismo del puente de la 4 Sur. Luego de prometer descongestión y más tiempo con la familia, resulta que en lugar de resolver trancones los provoca. Pero estemos tranquilos, están estudiando a ver qué hacen.
Empezaremos en breve algunas de las obras claves del proyecto de Valorización (favor, estimado lector, no tomar esta palabra literalmente, es tan solo un nombre, un apodo…). Veamos, por ejemplo, el caso del paso a desnivel entre Los Balsos y la Inferior. Tal vez no exista obra más urgente, pues Los Balsos está colapsando varias veces al día. Subiendo, la fila empieza desde la Avenida, o incluso antes. Y la Inferior, ni se diga.

¿Se imagina cómo va a ser el período de construcción? Supongo que nos recomendarán “tomar vías alternas”. Pero, por más que abran pasos provisionales, será inevitable que la capacidad de ese cruce se vea reducida en, digamos un 50 %, al menos durante nueve meses, quizá un año.

Y luego, cuando se inaugure, es de esperar que algunos flujos mejorarán. Ese cruce podría despejarse notablemente, y así llegaremos más rápido a la Superior, sea siguiendo por Los Balsos o dando la vuelta por San Lucas. Y ¡adivine qué! Se producirá un trancón mucho más grande que los actuales en el cruce de Los Balsos con la Superior.

Y a continuación otro, todavía más denso, en El Tesoro. Remember puente 4 Sur: pasamos más rápido, todos juntos, pero la dicha se acaba en el siguiente cruce. Y el tiempo que habíamos ahorrado lo perdemos. ¡Y hasta quedamos debiendo!

Esos tacos aumentados de la Superior, ocasionados paradójicamente por las obras ejecutadas para resolver otros tacos, por supuesto que pueden corregirse, pero solo cuando entren en operación los pasos a desnivel respectivos.
Y después, el taco se formará en todas las intersecciones que se conserven sin paso a desnivel.

Produce pánico sumar a este análisis el hecho cierto de que en ese momento, dentro de dos años, habrá mínimo un 20 % más de vehículos que hoy.
En ese entonces no faltará la entidad que se haga la sorprendida y trate de tranquilizarnos asegurando que se va a poner a estudiar el tema.
opinion@vivirenelpoblado.com