“Esperamos que sea claro y sencillo”

El presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia, Federico Estrada García, plantea sus inquietudes frente al POT


< Federico Estrada

“Que el nuevo POT logre el equilibrio que propende el ordenamiento territorial”, enfatiza el directivo gremial Federico Estrada, quien habló con Vivir en El Poblado sobre el documento de planeación de la ciudad que se discute actualmente en el Concejo de Medellín, como paso previo a su aprobación.

Las siguientes son algunas de sus apreciaciones sobre diferentes aspectos del POT.

Riesgos
“El Plan de Ordenamiento Ordenamiento Territorial (POT) es un compromiso de todos; por lo tanto, el riesgo no es necesariamente en el Concejo, pese a que este es el principal escenario para su aprobación. El riesgo, a mi modo ver, es que se apruebe un POT sin dimensionar el impacto que podría tener en diferentes aspectos como el empleo, la vocación económica de la ciudad, la movilidad y el espacio público. Hay que recordar que el nuevo POT tendrá vigencia por doce años”.

Construcción en Medellín
“Pese a la percepción de las personas en el sentido de que se está construyendo de manera desproporcionada en Medellín, las estadísticas muestran todo lo contrario; Medellín históricamente y hasta hace dos años siempre participaba con el 65% de la actividad edificadora de vivienda en el Valle de Aburrá. En este momento, es solo del 33%. Esto es negativo para Medellín, debido a la incidencia en el empleo, además, esa situación va en detrimento de la movilidad, por los mayores desplazamientos que se generan hacia las nuevas viviendas en los extremos del Valle de Aburrá. Todo lo anterior obedece a las altas cargas urbanísticas y a la baja densidad que se tiene para adelantar cualquier proyecto urbanístico en Medellín”.

Inquietudes
“Me quiero referir principalmente a los que considero son los tres temas principales: uno tiene que ver con las áreas de intervención estratégica (macroproyectos urbanos); nuestra observación se deriva de la incertidumbre sobre la aprobación de estos macroproyectos, porque en el entretanto, no existirá norma de transición para la construcción en esta gran zona de la ciudad, la norma que rige en este momento es absolutamente insuficiente. El segundo tema es que el POT debe priorizar el modelo del sistema integrado de transporte masivo, como la principal premisa para la movilidad en la ciudad, e incentivar también y de manera complementaria al sistema masivo, la movilidad no motorizada, como son los recorridos en bicicleta o a pie; la tercera observación tiene que ver con el tope máximo a la construcción de parqueaderos, que, a mi modo de ver, es una estrategia equivocada. Si se quiere controlar el vehículo particular, se pueden implementar diferentes estrategias para desestimular justamente el uso del vehículo particular (…). Podríamos llegar hasta la implementación de los peajes urbanos si lo que se quiere es limitar el uso del vehículo privado. Pero no limitar la tenencia”.

Lo que esperan del POT
“Esperamos que el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial sea claro y sencillo, que logre el equilibrio que propende el ordenamiento territorial y, por último, igualmente importante, que se viabilice la construcción en el área central y plana de la ciudad, que está mejor dotada de servicios públicos y equipamiento”.