Es una cirugía como cualquier otra


Es una cirugía como cualquier otra

De la edición impresa (Edición 313)

A pesar de su popularidad, una cirugía estética no deja de ser un procedimiento que, como cualquiera de este tipo, implica algunos riesgos para el paciente. La aplicación de anestesia general, por ejemplo, puede desencadenar reacciones alérgicas, mientras que la mano de un cirujano inexperto puede afectar algún nervio, según afirma Gabriel Ripoll, cirujano plástico.

El médico señala que es muy importante tener en cuenta los antecedentes personales y familiares del paciente, pues factores como la hipertensión, la diabetes y problemas de coagulación limitan la efectividad de la cirugía. Después del procedimiento pueden aparecer hemorragias, anomalías vasculares, asimetrías y aperturas de la sutura. Para el caso de las liposucciones y lipoesculturas es preciso que el paciente siga una dieta adecuada para no ganar peso de nuevo.

Para evitar todos estos riesgos, la recomendación de Ripoll es escoger un profesional idóneo y ser muy sincero en el momento de entregarle información, para que el médico pueda evaluar concienzudamente los riesgos.