Es todo lo que uno quiere que pase

Byron Sánchez
“Es todo lo que uno quiere que pase”
Eso dice del jazz este guitarrista creador del proyecto Byron Sánchez Cuarteto

“El barranquero es muy solo. La gente también lo conoce como ‘la soledad’. Mi mamá me lo mostró cuando era niño, con sus plumas azules y ojos rojos. Siempre he tenido una conexión con él. Miro y… ¡ahí está!”.


Byron Sánchez Cuarteto: Felipe Gómez, Byron Sánchez, Lucas Tobón y Nicolás Guevara

Byron Sánchez ve a este pájaro cada tanto desde el balcón de su academia de música Studio Ensamble, en Provenza, y por esta conexión compuso Barranquero, una de las canciones de su nuevo álbum. En esa academia, de la cual es director, se reúne con el baterista Nicolás Guevara, el contrabajista Felipe Gómez y el saxofonista Lucas Tobón, amigos con los que emprendió la propuesta de jazz que siempre quiso y a la que le dio el nombre Byron Sánchez Cuarteto.

Desde niño lo inquietó la música. En la calle estaban el rock y la salsa, pero en casa estaban su padre y los tangos, la música clásica y el jazz. A los 13 años, en 1983, empezó su formación con clases particulares de guitarra clásica, estudios que complementó en el 88 al cursar dos semestres en el Conservatorio de la Universidad de Antioquia. Sin embargo, seducido por los acordes de George Harrison, optó por la guitarra eléctrica y creyó ver su camino en una banda de rock.

Con amigos y músicos de la ciudad comenzó a tocar en los bares en 1995. Pasaba el tiempo y Byron sentía que no pasaba nada, que no había evolución, que estar en una banda de rock no era lo que había imaginado. Vio entonces la necesidad de explorar otras sonoridades y como artista cruzar otras fronteras. Ese sonido del trompetista Miles Davis, que oyó de niño aún sin saber que era él, permanecía. Su más allá, fue entrar al jazz. Se le convirtió en su verdad, en su cima, en realidad, en su meta eterna, porque es como un laboratorio en el que no para de investigar.

De aprendiz a maestro
Uno de sus principales maestros fue el músico de jazz barranquillero, Gabriel Rondón, fallecido en 2012. También para recibir clases, Byron contactó a los maestros de jazz que llegaban al país. El pianista Eugen Uman y los guitarristas Ben Monder, Mike Stern y Jonathan Kreisberg, los cuatro de Estados Unidos, fueron algunos de sus profesores. Más que recibir una fórmula exacta, esperaba saber cómo pensaban. Le permitieron ver lo sencillo de la complejidad del jazz.

Su preparación lo llevó a ser profesor en diferentes academias y en el año 2000 ingresó al Departamento de Música de Eafit, donde aún es profesor de cátedra y dirige el grupo Ecléctico.

En 2005 creó a Studio Ensamble. En el pasillo de la entrada se puede leer su intención: “Más que tocar es saber música”. “Queremos que la gente sienta que existe una responsabilidad musical, que debe investigar y pensar en la idea”, dice Byron. En esta academia se imparte formación en música clásica, rock, jazz y folklor y se realizan talleres con músicos de jazz de Nueva York, Holanda, Venezuela y Argentina. A varios estudiantes les ha servido como preparatorio para ingresar a Berklee College of Music, pues hace parte del Claem (Congreso Latinoamericano de Escuelas de Música), apadrinado por esa escuela.

¡Wow, esta es la música!
Artistas influyentes en la historia del jazz como Charlie Parker, Miles Davis, John Coltrane y Bill Evans, llevaron sus vivencias a los bares de New Orleans y New York. “Cada que los oyes, aprendes algo, sabes que son ellos”.

Byron exploró también la composición desde la guitarra. Cuando compone piensa en las habilidades de sus compañeros y con cada uno practica los sonidos a los que desea llegar. En el proceso de creación mantiene una concentración activa y cuando entiende qué sucede en cada instrumento puede decir: “¡Wow, esta es la música!”.

En 2011 grabó el primer trabajo discográfico Expresión, en el que participó el saxofonista Federico Ochoa. En junio de este 2013 Byron Sánchez Cuarteto participó en el Naguanagua Jazz Fest en Venezuela y en septiembre, fue uno de los dos únicos invitados nacionales a Jazz al Parque en Bogotá. En este festival “de verdadero jazz”, se llevaron la grata sorpresa de un público conectado y sorprendido con su trabajo.

En el Poblado se les ha visto en los cafés Tinto Tintero y Zorba. En el centro, en el café El Acontista y ahora en el nuevo bar Club de Jazz.

“Para mí, el jazz es todo lo que uno quiere que pase”. Cada semana después del ensayo, los integrantes de Byron Sánchez Cuarteto van a tomar café. De estas reuniones surgió Expresso, otra de las siete composiciones de su nuevo álbum Entre Líneas, el cual se lanzará en marzo de 2014. Cada canción dura entre siete y nueve minutos debido a la improvisación que caracteriza al género.