Enhorabuena

    Enhorabuena

    Pero si bien una gerencia para El Poblado tiene varios pros, no está por demás advertir sobre posibles contras

    Por casualidad supimos que desde el pasado 11 de febrero El Poblado tiene gerente. Una gerente, para ser más precisos. La creación de este cargo, así como su titular, aún no ha sido presentada oficialmente por la Alcaldía a los medios de comunicación ni a El Poblado.

    En todo caso, enhorabuena, porque es una petición que se estaba haciendo de tiempo atrás, dadas las características especiales que tiene la comuna 14 en el contexto de ciudad, su importancia como centro turístico, financiero, comercial, de entretenimiento, residencial y cultural. No hay que olvidar que es un territorio complejo, compuesto por 22 barrios y habitado por 122.489 personas (según la última Encuesta de calidad de vida), sin contar las miles que trabajan, visitan o transitan diariamente por el sector.

    Tanto en reuniones de la comunidad para tratar temas de seguridad, ruido o movilidad, como en editoriales y artículos de opinión de este periódico se había expresado la necesidad de crear una gerencia para El Poblado, una especie de “mayordomía” que se encargara de tramitar todo lo relacionado con este barrio del suroriente de Medellín, una dependencia que sirviera de canal comunicante efectivo entre la administración municipal y los ciudadanos con el fin de resolver problemas comunes y mejorar la calidad de vida en la comuna 14.

    Pero si bien una gerencia para El Poblado tienes varios pros, no está por demás advertir sobre posibles contras, para que no suceda lo que ha ocurrido con otras gerencias en Medellín, por ejemplo la del Centro. Porque tener buenas intenciones y un funcionario capacitado no es suficiente para impactar de manera contundente una zona que corre el peligro de deprimirse. Hacen falta recursos propios que den capacidad de maniobra, y poder de decisión para no estar sujeto a la buena voluntad de otras dependencias de la Alcaldía. Al no tener asignación presupuestal, una gerencia como la de El Poblado podría correr el riesgo de convertirse en un cargo burocrático más, un quemadero para el gerente de turno, con los brazos atados por la imposibilidad de tomar decisiones.

    Pero a la par que El Poblado saluda a su nueva gerente, también despide a uno de sus funcionarios: tras dos años y tres meses de estar al frente de la Estación de Policía, fue promovido a la dirección de inteligencia de la Policía en Bogotá el teniente coronel Fabio Rojas. Desde el lunes 4 de marzo lo reemplaza en el cargo el mayor Andrés Pulido Tobo, instructor de la Escuela General Santander. Todo un reto empezar a coger el hilo de los intríngulis de seguridad en la comuna 14, donde el teniente coronel Rojas había logrado bajar los índices de delincuencia.
    Buenos vientos para ambos.