Encarcelada

Encarcelada
Así está hoy la Virgen del Parque Lineal La Presidenta, donde la inseguridad no cede

 De muchos robos y actos de vandalismo ha sido víctima la Virgen del Parque Lineal la Presidenta, de los cuales hemos dado cuenta en Vivir en El Poblado. Unas veces la han golpeado y quebrado; en varias oportunidades la han desmembrado y pintado figuras obscenas, acciones calificadas como sacrílegas por vecinos del parque; también la han arrancado de su gruta y se la han robado y en uno de los últimos ataques que sufrió fue encontrada maltrecha por la policía en el cauce de la quebrada. Siempre ha sido restaurada, o remplazada por una nueva imagen donada por algún devoto. Ha pasado de ser La Milagrosa, a María Auxiliadora y a la Virgen de Fátima, y ninguna de ellas se ha escapado de las agresiones. La policía de la Estación Poblado ha redoblado su vigilancia en varias oportunidades, y desde lo arquitectónico se ha tratado de resguardar la imagen mediante diversas estrategias.
Pero nada ha sido suficiente. De eso da cuenta la última medida extrema, que deja perplejos a quienes visitan el Parque Lineal la Presidenta: la Virgen está, literalmente, encarcelada, resguardada por barrotes de hierro y un vidrio que la aíslan de los ladrones pero también de sus fieles. Quizás así la dejen quieta, solo recibiendo las flores, placas de agradecimiento y oraciones de sus devotos. No deben ser muchas las imágenes religiosas en el mundo protegidas de tal manera, menos cuando, como esta, no llevan objetos de valor que puedan despertar el apetito de los cacos. Esto no solo habla del irrespeto e intolerancia de algunos hacia las creencias religiosas ajenas sino de la inseguridad del lugar.