En predio de Ellenville hubo podas pero no talas

 
 

Para responder a la solicitud hecha por la Urbanización Los Ángeles, el Área Metropolitana realizó a comienzos de septiembre una visita técnica. “En esta visita no se encontraron talas pero sí se evidenciaron podas por parte de un constructor que está en solicitud de una licencia constructiva y viene realizando todos los estudios para acceder a permisos que involucran talas y ocupación de cauces”, explica María del Pilar Restrepo, Subdirectora Ambiental del Área Metropolitana.


Seguimiento con lupa

El Área Metropolitana aclara que para evitar deterioro de los recursos naturales en estas zonas, está verificando con las curadurías que los constructores cumplan con los permisos ambientales. En el caso del predio de El Tesoro (Ellenville), se está verificando si la empresa que desarrolla el proyecto ha seguido estos procedimientos ambientales antes de otorgarse la licencia de construcción. “A raíz de la aprobación del nuevo POT, si estos proyectos constructivos están en zonas de reserva y de protección forestal, se deben detener en el uso urbanístico”, explica la Subdirectora Ambiental. En el caso de que se haya otorgado la licencia y no se tengan los permisos o no se haya cumplido con las normas ambientales, se mirará qué medidas se toman para minimizar las afectaciones ambientales.

 
 
 
 

Aún no afecta a guacharacas
El Área Metropolitana informa que la empresa constructora se comprometió a presentar los diseños y el inventario de especies de flora y fauna del sector y debe plantear cómo se verán afectadas y cómo se van a manejar. Dependiendo de esta información, de la verificación de condiciones ambientales actuales y cómo se intervendrá el predio, la entidad ambiental determinará qué permite y qué debe hacer el constructor. “Frente a estos procesos las prioridades del Área Metropolitana son preservar las zonas verdes, incrementarlas y propiciar redes ecológicas que aseguren la conservación de los recursos naturales esenciales para la ciudad”, explica María del Pilar Restrepo. No obstante, el Área Metropolitana aclara que con las podas hechas por el constructor, aún no hay una afectación a las quebradas del sector ni peligro a las guacharacas, quienes se han desplazado dentro de la misma zona por la intervención humana.

 
 
 
  Informe de Secretaría del Medio Ambiente  
 

También respondiendo a una solicitud de la comunidad de Los Naranjos, la Subsecretaría de Metro Río realizó una visita el 25 de septiembre de 2005 al sector de Ellenville. En el informe resalta que “en un reciente estudio de actualización de la red hídrica, en este sitio no se halló nacimiento (de quebrada) significativo”. No obstante, el resultado de la evaluación del sector hizo que Metro Río solicitara al Área Metropolitana, Planeación, y a las secretarías de Tránsito y de Gobierno, una serie de acciones en limpieza y obras para mitigar las afectaciones a este sector.

Además Metro Río aclara que “la inmobiliaria y constructora es responsable por daños actuales y futuros por 10 años o más mediante una póliza de responsabilidad civil extra contractual y por daños a terceros, y posteriormente la propiedad horizontal, sus usuarios y propietarios deben poseer pólizas de seguros contra todo riesgo acorde con el tipo de construcción y de su capacidad de servicios”, explica Elkin Vanegas, funcionario de Metro Río.

 
 
 
  Mayor vigilancia y control  
 

El Área Metropolitana comenta que en la actualidad está reorientando los servicios institucionales, actuando más por iniciativa de control y vigilancia que por demanda. La intención de la entidad es hacer monitoreos permanentes en aire, suelo y agua, en toda la ciudad, para anticiparse a las denuncias de la comunidad y tomar con mayor prontitud las acciones y correctivos necesarios ante un problema ambiental que afecta a la comunidad. Se espera que para octubre comience se den las primeras acciones de este proceso de reestructuración ambiental.