En plaga los robos de relojes de alta gama

Las autoridades tienen reportes de una banda de delincuentes dedicada al hurto de relojes. El botín son piezas que pueden llegar a un valor hasta de 80 millones de pesos. En El Poblado el hurto a personas ha crecido un 110%
Por Daniel Palacio Tamayo
daniel.palacio@vivirenelpoblado.com.co
Tic – tac – tic – tac el reloj no se detiene. Sólo bastan unos cuantos segundos para que estos ladrones desprendan la pulsera del reloj de alta gama de la mano de su dueño para llevárselo y huir en una motocicleta, la mayoría de las veces, de alto cilindraje.
De acuerdo con las autoridades, van por lo menos 20 casos como este en El Poblado en lo corrido del año; sin embargo, las denuncias formales por estos hechos delictivos no alcanzan las cinco.

En el último mes y medio no hay reportes de casos, pero las autoridades temen que la banda de delincuentes se traslade a municipios vecinos. Dicen que tienen conocimiento de la situación y que adelantan las investigaciones para identificar y capturar a los responsables de estos millonarios hurtos.

El modus operandi
De acuerdo con la información que tienen las autoridades de la ciudad, respecto a esta modalidad de hurto, se encuentra una situación reiterativa, pero no única. Entre las víctimas hay extranjeros que a su llegada al aeropuerto José María Córdova, de Rionegro, los delincuentes se fijan en su reloj de alta gama y lo siguen en su descenso a Medellín hasta tener una oportunidad donde puedan cometer el asalto. Son piezas avaluadas entre 10 y 80 millones de pesos.

Ha llamado la atención de los investigadores que en la mayoría de los casos conocidos, los delincuentes únicamente están interesados en hurtar el reloj. Entran, según el caso, a un restaurante, cometen el hurto y salen sin llevarse nada más.

Lo anterior ha llevado a pensar que es una banda “que hace hurtos a pedido”. Por ser accesorios de alto valor, no son fáciles de comercializar en el mercado negro. Las autoridades hacen un llamado a quienes han sido víctimas de casos como estos a presentar las denuncias para no sólo avanzar en la investigación y judicialización de la banda, sino en tomar acciones preventivas, pues los delincuentes usualmente han cometido estos hurtos en horas de la tarde.

Según cifras oficiales entre la tarde y la noche se cometen la mayoría de hurtos, que suman 513 casos este año.

Para Daniel Yepes, director del Sisc de la Secretaría de Seguridad, las denuncias por el hurto a personas en El Poblado vienen en aumento, lo que en su consideración se “puede deber en efecto a que hay un incremento en la comisión del delito, o un incremento en la denuncia ciudadana”.

Y es que entre el primero de enero y el 17 de septiembre la mayoría de modalidades del hurto a personas presentaron un incremento en sus estadísticas en El Poblado. Mientras que en el mismo periodo se denunciaron en 2015, 127 casos de hurto, en 2016 van 222.

En total, el número de los casos denunciados en El Poblado se han incrementado en un 110% en relación al año anterior, estando en el ranquin de los objetos más hurtado los celulares, dinero y computadores con 357, 162 y 142 casos respectivamente para el año 2016.

Según la Secretaría de Seguridad de Medellín, los barrios donde más casos se han presentado son Patio Bonito con 88, Villa Carlos y Barrio Colombia con 75 y 63 casos respectivamente. Esto obedece, según Yepes, a una dinámica que se repite en toda ciudad “son lugares de estudio, comercio o rumba, por ejemplo Castilla se comporta igual, Laureles, El Poblado. Ellos no salen a robar donde no hay gente”.

Con el apoyo de la Fiscalía General, las autoridades avanzan en la identificación de los “puntos calientes” o lugares en los que se conocen que más casos delincuenciales se cometen, a qué hora y bajo cuál modalidad. Por ejemplo en El Poblado, las autoridades de Policía ya conocen las esquinas o lugares más peligrosas; que coinciden con los sectores de restaurantes como Provenza, 10 A, el parque Lleras, por lo que instalan puestos fijos y “bloquean la salida” de quien cometa un hurto en la zona.