En Medellín disminuirían los límites de velocidad

 
 
   
 
La sanción de este proyecto de ley está en entredicho pues organismos como el Fondo de Prevención Vial, FPV, han presentado serias objeciones por considerarlo absurdo e inconveniente. “Por el estado actual de las vías y la deficiente capacitación de sus conductores, Colombia no está preparada para este aumento”, advierte José Francisco Fernández, director del FPV.
Llama la atención que su argumento sea radicalmente opuesto al de los ponentes de la iniciativa en el Congreso de la República, quienes consideran que “en los últimos años, Colombia ha venido desarrollando una infraestructura vial moderna, como lo demuestran los diferentes ejes viales y las dobles calzadas. Frente a la nueva posibilidad de carreteras, los actuales límites de velocidad se quedan cortos”.
De todas maneras, el proyecto de ley contempla un parágrafo según el cual los departamentos y municipios quedarían facultados para fijar esos límites. Por eso las autoridades de tránsito de Medellín están evaluando una disposición contraria a la de la iniciativa del Congreso: no solo no aumentarían los topes de velocidad sino que los disminuirían de 60 a 40 kilómetros por hora en el área urbana. Dentro de la misma ciudad, la velocidad sería aún menor en las zonas residenciales y escolares: si hoy el tope permitido es de 30 kilómetros por hora, bajaría a 20. En cuanto a las vías de acceso o salida de Medellín, la Autopista Sur hasta La Aguacatala quedaría con un máximo permitido en todas sus calzadas de 60 km/h; el mismo límite se impondría para la autopista Norte, hasta Solla; para las vías Las Palmas y El Tesoro, hasta el alto; y la Vía al Mar, hasta un poco más allá del túnel.Argumentos en pro y en contra
En Colombia, quienes están en contra de la sanción del proyecto de ley 212 argumentan que esta aumentaría la accidentalidad en las calles y carreteras del país. Quienes lo defienden se basan también en un estudio de accidentalidad realizado por el mismo Fondo de Prevención Vial en 2006, el cual arrojó que factores como la distracción, la impericia y el desobedecer las normas de tránsito están entre los primeros lugares de causas de accidentalidad, mientras que el exceso de velocidad ocupa el puesto 13, con el 1,6 por ciento.
Sin embargo, un informe reciente presentado por la Organización Mundial de la Salud indica que el incremento de la velocidad en carretera conlleva un aumento en el número de muertos y heridos por accidentes de tránsito. El estudio, denominado Power Model, determina que un aumento de un 5% en la velocidad promedio genera un incremento en el número de muertos del 20% y de heridos en un 10%. Basado en esto, el Fondo de Prevención Vial prevé que si en 2007 hubo en Colombia 5.409 muertos en accidentes de tránsito, de aprobarse el proyecto de ley 212 habría más de mil muertes adicionales al año. La discusión continúa.