En La Chacona trabajan por lo suyo

En La Chacona trabajan por lo suyo
El barrio de la calle 9A tiene vida comunitaria propia y habitantes preocupados por lo que sucede en su entorno, por mejorar sus condiciones de vida

El trabajo que han desarrollado durante décadas varios líderes, no solo se ve reflejado en el barrio sino que es confirmado por nuevas generaciones. Desde enero de este año, Dora Quintero es la encargada de velar por la comunidad desde la Junta de Acción Comunal. Explicó que están al tanto de todas las reuniones de Presupuesto Participativo, con el fin de destinar recursos que permitan desarrollar proyectos beneficiosos para la comunidad. Según Quintero, gracias a ello ha llegado un programa de salud para realizarle toda la ortodoncia a los niños del barrio; también lograron ingresar a una niña en un jardín infantil privado, ya que su mamá trabaja y no tenía donde dejarla, y destacó también la participación de La Chacona en las reuniones de todos los lunes con los presidentes del resto de acciones comunales de El Poblado, para trabajar y exponer problemáticas a los funcionarios municipales.

En defensa de sus intereses
Como lo había mencionado Rosa María Chalarca, la líder histórica de La Chacona, a Dora Quintero también le preocupa el largo muro que divide parte del barrio con una propiedad privada. “Ese señor construyó el muro y lo permitimos por tontos hace muchos años. Él dijo que nos daba unos metros pero nunca se ha podido, nunca dieron el visto bueno y no sabemos por qué. El muro se debe tumbar porque está lleno de maleza, hemos planteado prolongar el parque infantil que tenemos ahí cerca, o hacer un jardín, porque es muy triste asomarnos por nuestros balcones y ver un muro así de feo”, dijo la presidente de la Acción Comunal, Dora Quintero.
Otra preocupación de la comunidad es que hace varios días, unas personas llegaron a hacer mediciones donde hoy es el parque ambiental, que tiene juegos infantiles y está cerca de la quebrada La Chacona. “Nos dijeron que los que vinieron a hacer las mediciones son los dueños del terreno donde hoy está el parque. No han vuelto, y si eso es de ellos, no pueden construir porque no les da los retiros, por un lado está la calle 9A y por el otro la quebrada”, expresó Quintero.
Por tener un acueducto comunal, independiente al de Empresas Públicas, aprovechando el nacimiento de la quebrada, la comunidad debía pagar un impuesto de concesión que no fue pagado durante mucho tiempo. Para la líder comunitaria es difícil porque hay muchas familias que consumen esa agua y no tienen como pagar una conexión de acueducto con Epm. Por eso piden que no les intervengan su acueducto barrial.