En la cara solo pinzas para depilar

En la cara solo pinzas para depilar
A pesar de que existen muchas opciones para quitar pelos de la cara, muchas mujeres le temen a cualquier alternativa por el hecho de ser una zona de la piel tan delicada y visible.
 
cejasweb
 
La depilación con cera en la cara resulta dolorosa y en ocasiones mancha la piel. Usar una cuchilla de afeitar es una solución de corto plazo y hace que los pelos se engruesen cada vez más. La pinzas de depilar son una técnica que requiere mucho tiempo y precisión, alargando el mismo dolor de la cera. Máquinas como el Epilady han perdido gran parte de su clientela por el extenuante dolor. Y mientras las alternativas se van descartando, el pelo sigue creciendo. La de los hilos hindúes es una técnica más lenta que la cera y posiblemente igualmente dolorosa, pero con certeza no manchan la piel y son la alternativa más económica a las novedosas tendencias del láser y depilación definitiva.
 
María Teresa Quintero, médica esteticista, prefiere no recomendarle a sus clientas la depilación con láser, “deberíamos, por lo menos, esperar unos añitos más para saber cuáles son las consecuencias reales de estas máquinas, por qué lo único que sabemos a ciencia cierta, es que se los ponen en la cara donde la piel es muy delicada y donde un daño, sea mancha, cicatriz, quemadura o cualquier otra cosa que no nos imaginamos todavía, quedará siempre expuesta, visible y posiblemente incorregible”. La cera tampoco es aliada de esta especialista, pues ha tenido muchas clientas a las que ha tenido que trabajarles manchas oscuras sobre el labio superior, “las manchas son oscuras y parecen un bigote por que salen justo donde fue aplicada la cera”. Y los riesgos no paran ahí, las quemaduras son comunes y dejan la piel roja, a veces con costras y eventualmente hay que esperar a que la piel se caiga. Es decir que puede pasar casi un mes de dolor y apariencia vergonzosa. Además las pastillas anticonceptivas, dice la especialista, aumentan las posibilidades de manchar la piel con la cera, y aquellas mujeres que usan medicamentos contra el acné como el Roacután “no es que no deban, simplemente no pueden usar cera porque es un desastre, se les cae la piel, y les puede quedar en carne viva”. Una opción más son las plantillas de papel áspero que al pasarlo por la piel de forma circular tumba el pelo. Ante esta idea Quintero responde: “de eso ni hablemos que no lo recomiendo ni para la piel del talón”.
 
La recomendación de Quintero entonces es dejar cera, cuchilla y láser para el resto del cuerpo, pues en caso de algún accidente, este puede disimularse con ropa, pero más importante aún, puede protegerse fácilmente del sol. Si aún así las mujeres eligen este método para la cara, deben exigir que la cera esté fría, escoger sitios profesionales para el uso del láser, poner hielo o agua muy fría después de ambos procedimientos, y cuidar la piel con protector solar y evitar exposiciones innecesarias al sol.
 
Las buenas amigas de la depilación, y por extensión de la piel de la cara, dice María Teresa que son las pinzas de depilar y los hilos. No hay químicos ni temperaturas contribuyendo a los riesgos, y el dolor se puede minimizar con hielo. Además, el que quiere marrones…