En el Lleras podrá navegar gratis en internet

Según cifras de Medellín Ciudad Inteligente, el 74 por ciento de los usuarios de internet público se conecta menos de 15 minutos, el 20 por ciento entre 15 minutos y una hora, mientras que el seis por ciento lo hace por más de una hora 
Por Catalina Peláez

Internet es parte integral de la vida cotidiana. Medellín por ejemplo, es la ciudad del país con el mayor número de sitios públicos habilitados con internet gratuito. A la fecha, de los 169 lugares ubicados en las diferentes comunas y corregimientos, cuatro están en El Poblado: en el Mascerca; la plazoleta de la estación metro Poblado; la plazoleta del Mamm y el parque principal.

“Probablemente antes de que termine el año vamos a tener el Parque Lleras con internet libre. Ya hicimos la caracterización técnica y los estudios previos; allí hay unos árboles muy grandes por lo que tendremos que hacer una instalación especial con varios dispositivos, de manera que le podamos dar conectividad a todo el parque”, explica Diego Vélez, director del programa Medellín Ciudad Inteligente, de la Alcaldía.

Según un estudio con base en 210 registros evaluados, este programa logró establecer que en la ciudad, el 33 por ciento de los usuarios utiliza el internet libre para hacer transacciones bancarias, el 26 por ciento para servicios de Google, el 11 por ciento para navegar de manera general, el 10 por ciento para ver videos y el ocho por ciento para hacer uso de las redes sociales, especialmente Facebook.  

Otros espacios de El Poblado, como centros  comerciales o grandes superficies, también les permiten a los internautas hacer uso gratuito de la red. El gráfico revela el mapa de cobertura. 


La ‘netiqueta’
En el mundo de la tecnología también existen reglas de comportamiento que en el lenguaje cibernético se conocen como ‘netiqueta’. Juan José García, profesor de Ética Profesional de la Comunicación en la Universidad Pontificia Bolivariana comenta: “Aunque parezca utópico, sí pueden formularse unos principios y normas generales y universales para el uso de internet. Cada usuario, grupo de usuarios, empresa, corporación, puede y debe establecer sus propias normas para el uso de los recursos y las plataformas informáticos. Se trata de normatividades particulares que, en lo posible, deben articularse con posibles normas generales o universales”. Agrega que “puede hacerse una proyección de las normas habituales de etiqueta y buen comportamiento en las relaciones interpersonales para trasladarlas al ámbito de las plataformas informáticas”.