En el CES prefieren las bicicletas eléctricas al carpooling

En el CES prefieren las bicicletas eléctricas al carpooling
En el CES prefieren las bicicletas eléctricas al carpooling

¿Que las lomas son un impedimento? La etapa de prueba de préstamos de bicicletas eléctricas en el CES muestra que sí se puede. Una fase avanzada del programa invitará
a participar a los vecinos.

Por Daniel Palacio Tamayo

Que para llegar a la universidad haya que superar unas buenas pendientes a pedal ya no es justificación para descartar un medio de transporte diferente al tradicional del vehículo particular. De eso se han dado cuenta en la universidad CES, y donde desde hace casi un mes tienen al servicio de la comunidad académica el alquiler de bicicletas eléctricas.

Alejandra Marín, coordinadora de proyección social del CES, explica que debido al terreno en el que está ubicada la institución se pensó en una alternativa que fuera viable y atractiva, por eso se realizó una alianza que en una primera etapa alquila por horas las bicicletas a estudiantes, docentes y personal administrativo, y en una segunda se ampliaría para la comunidad de esta zona alta de la 10.

Y aunque el lanzamiento

Bicicletas eléctricas CES
Bicicletas eléctricas CES

del programa coincidió por algunos días con el periodo de vacaciones, ya se tiene un balance: “Nos ha sorprendido porque también lanzamos la aplicación de carpooling o carro compartido; pensamos que por el terreno la iban a utilizar más que las bicicletas, pero estas tuvieron mejor recibo”, afirma Marín.

¿Cómo funcionan?

Por medio del carné institucional se puede alquilar una de estas bicicletas y el cobro se hace de acuerdo con el tiempo de uso. El costo oscila entre 2 mil y 15 mil pesos, pues también se permite llevarla de un día para otro y no solo usarla en los denominados “huecos” o tiempos muertos entre clases de la universidad.

Adicionalmente, y gracias a una alianza establecida con la empresa privada Ozono, la universidad CES destina el 30% de los ingresos producto de los préstamos para programas de alimentación, matrícula y estudio de un segundo idioma de estudiantes de bajo recursos, con el propósito de que todos los programas tengan impacto económico, social y ambiental.

Un medio que crece en acogida

Carlos Cadena Gaitán, profesor de Eafit y activista por el uso de la bicicleta, es testigo de la acogida, cada vez mayor, que están teniendo los medios de transporte no contaminantes. Por ejemplo, en Eafit hay una estación de bicicletas eléctricas compartidas para los funcionarios de Grupo Argos y “los datos demuestran que ha sido un éxito rotundo”.

Cadena reitera que las lomas son una disculpa del pasado, pues “yo que vivo en la parte alta de San Lucas, en mi bicicleta eléctrica no sudo ni una gota en mis recorridos que inicio desde Eafit”.

Lea También:

Así funciona el sistema de bicicletas corporativas de Argos

………….

Más pedal por ciudades sostenibles
Más pedal por ciudades sostenibles