Emoción en la fiesta de las letras

Comienza la décima edición de la Fiesta del Libro y la Cultura. Sus actividades buscan explorar la idea de encontrar nuevos mundos
Juan Diego Mejía. Foto cortesía

Por Laura Montoya Carvajal
laura.montoya@vivirenelpoblado.com.co

Desde 2013, el escritor Juan Diego Mejía tomó la dirección de la Fiesta del libro y la Cultura de Medellín, un evento enfocado en la comercialización de material editorial y la promoción de la lectura. A lo largo de estos años han buscado nuevas fronteras mediante la aplicación de estándares internacionales, sin olvidar el centro: despertar el gusto por la lectura. Mejía habló con Vivir en El Poblado sobre la fiesta, en la que este año esperan 400 mil visitantes durante los 10 días.

En 2013 usted le dijo a Vivir en El Poblado que buscaba que la gente sintiera emoción por leer y al leer ¿Cree que ha logrado contagiar esta emoción?

“Yo entendí que puedo incidir en mi entorno más cercano, como una forma de vivir, pero en un evento tan grande uno sabe que tiene responsabilidades más allá de ese entorno. Creo que en la Fiesta del Libro hemos logrado tocar algunos corazones, en especial de los niños con la estrategia Adopta un autor. Esto genera un encuentro emotivo, no racional, que queda tatuado en la sangre de los niños. Ven a los autores cercanos, de carne y hueso y entienden que no son libros muertos. Los niños a su vez también inciden en la vida de los autores. El compromiso es ofrecerles a los niños un mundo que de pronto ellos no saben que existe”.

¿El crecimiento de la Fiesta a qué dirección apunta?
“En cuanto a números tiene la tendencia a crecer, pero el esfuerzo de la organización creo que no debe estar en hacerlo desmesuradamente sino procurar que sea un evento amable, cómodo, no una pelotera desproporcionada y desbordada, sino todo lo contrario. Si nos toca crecer físicamente creo que será hacia el Parque de los Deseos, lo pensamos este año, pero decidimos quedarnos con las áreas actuales. Las perspectivas son muy bonitas: de lo que se trata es de cualificar, refinar cada uno de los eventos”.

Se hacen tres eventos del libro al año ¿Esperan un número mayor?
“Creo que la ciudad debe hacer más eventos, pero no todos deben salir de la Alcaldía.
Debe haber una articulación de las iniciativas privadas. Se requiere la participación más intensa de la sociedad civil, de los ciudadanos común y corrientes que organicen el evento con ayuda de la Alcaldía”.

¿Le gustaría continuar dirigiendo el evento?
“No sé, sinceramente tengo la cabeza muy revuelta porque tengo muchas cosas para escribir y quisiera un tiempo, pero esto me jala mucho y todavía no he tomado una decisión. Ya veremos si hago las dos cosas o si me dedico solamente a escribir, que realmente es el oficio mío”.

Comienza la décima edición de la Fiesta del Libro y la Cultura. Sus actividades buscan explorar la idea de encontrar nuevos mundos