El Tour de France, una historia de coraje

La bicicleta del primer ganador del Tour pesaba dieciocho kilos, la de un competidor de hoy pesa menos de ocho

Por Saúl Álvarez Lara

A las cinco de la tarde del 10 de julio de 1985, un estudiante colombiano solo en una granja del Brabant-Wallon, al sur de Bruselas, donde trabajaba durante el verano, prendió el televisor del salón principal. Transmitían en ese momento la etapa doce del Tour de France entre Morzine y Lans-en-Vercors, con meta de llegada en premio de montaña fuera de categoría. Lucho Herrera y Fabio Parra iban escapados con casi un minuto del grupo que perseguía con Bernard Hinault, el líder, a la cabeza. Fue un momento excepcional en la soledad de esa casa del siglo 18. Dos colombianos ganaban la etapa reina del Tour. El estudiante se sentó en todas las sillas, se paró, se sentó, gritó, nadie lo iba a escuchar. Es una anécdota mínima, en comparación con las gestas que los ciclistas colombianos desde 1975, año en que Cochise Rodríguez corrió el Tour en el equipo Bianchi con Felice Gimondi, hasta hoy cuando todo el país hace fuerza y espera que Nairo, como ya lo ha hecho, acelere y deje al resto clavado en la carretera. El ciclismo arranca pasiones desde la primera Vuelta a Colombia en 1950 y aun hoy nos tiene en vilo.
Eddy Merckx
Pero la historia viene desde finales del siglo 19 con las primeras carreras de bicicletas en Francia. En 1869 la primera entre París y Rouen, 159 km. En esa época las competencias deportivas eran eventos de importancia nacional como la posibilidad de exaltar el sentimiento patriótico después de la derrota frente a Prusia. El desarrollo de la prensa de circulación masiva, cuyo éxito estaba en las noticias cotidianas, sociales o de policía, y deportivas, sobre todo del ciclismo también contribuyó. En 1903, los editores del periódico L’Auto-Velo, precursor de L’Equipe, constataron el aumento de circulación cuando cubrían carreras de bicicletas. Ese año, Henri Lefevre y Henri Desgrange, director del periódico y ciclista retirado, crearon el Tour de France como valor agregado para aumentar la circulación. Desde ese año el Tour solo ha faltado a su cita anual durante las guerras.
Bernard Hinault y Lucho Herrera
El primer Tour partió del Café Au Reveil Matin en las afueras de París el primer día de julio de 1903 y terminó el diecinueve después 2.428 kilómetros recorridos en seis etapas. El ganador fue Maurice Garín con cerca de tres horas de diferencia sobre el segundo, Lucien Pothier. En 1919, después de la Gran Guerra regresó con una novedad: el líder de la clasificación general individual llevaría una camiseta amarilla, como el color de las páginas de L’Auto, que lo distinguiría del resto de corredores.

Y después de la Segunda Guerra, entre 1948 y 1956, vino la llamada “invasión italiana” con las victorias de Gino Bartali y Fausto Coppi, solo interrumpida por tres victorias del francés Louison Bobet y una del suizo Hugo Koblet. Y aunque los mencionados son mitos del Tour, en 1957 entró en escena el primer gran mito: Jacques Anquetil, el primero en ganar cinco. Federico Bahamontes, “El Águila de Toledo”, fue uno de sus principales competidores, sin embargo otro francés estuvo a su sombra y nunca logró ganarle: Raymond Poulidor, el eterno segundo. Con el retiro de Anquetil llegó otro monstruo: el belga Eddie Merckx. Pocos pudieron ganarle, el único, quizá, hubiera sido el español Luis Ocaña, pero una caída se lo impidió. Merckx también ganó cinco Tours y estableció marcas aún vigentes. Y llegaron los años setenta y los ochenta con Bernard Hinault como líder indiscutible, también ganó cinco. Con Miguel Induraín en los años noventa llegó un monstruo moderno que también ganó cinco, pero seguidos. Luego vino la decadencia. El Tour de hoy con Christopher Froome como líder está en plena renovación.

Miguel Indurain
Pero volviendo a la historia, en 1983 para su edición ochenta, el Tour incluyó otra novedad: ciclistas aficionados. Sería el primer Tour Open. Diez colombianos hacían parte de los ciento treinta corredores: Patrocinio Jiménez, Cristóbal Pérez, Julio Rubiano, Samuel Cabrera, Edgar Corredor, José Alfonso López, Rafael Tolosa, Fabio Casas, Abelardo Ríos y Alfonso Flórez, ganador del Tour de L’Avenir del año anterior como líder del equipo, partieron de Fontenay Sous Bois. Cinco cruzaron la meta en París. Así comenzó la participación de los ciclistas colombianos en el Tour de France. Una historia de alegrías y triunfos; quince etapas han ganado, incluida la de hace pocos días con Jarlinson Pantano. También es una historia de dolores y coraje como el que mostró Lucho Herrera el 13 de julio de 1985 al caer de la bicicleta rumbo a Saint Etienne. Así es nuestro ciclismo. Así también es nuestra historia, con ascensos imposibles, premios de montaña en las alturas y bajadas de vértigo.
Jacques Anquetil y Raymond Poulidor
La Alianza Francesa de Medellín expone en una de sus salas, hasta el 31 de julio, en homenaje al Tour de France el recorrido de este año con información de las etapas, ciudades de llegada y partida, hechos históricos y datos curiosos. Esta misma exposición estará abierta al público en la sede de La Alianza Francesa en La Aguacatala desde el 4 de agosto hasta el 3 de septiembre.