El rábano

El rábano es picante, aporta frescura y crocancia. Este vegetal viene de Asia, aunque se sabe que era muy popular en las cocina del antiguo Egipto.
Ilustración Gloria Mora

El rábano es picante, aporta frescura y crocancia cuando se come crudo. Este vegetal viene de Asia, aunque se sabe que era muy popular en las cocina del antiguo Egipto.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

De sabor picante, se consigue rábano rojo, negro y blanco. Son de origen chino. Sin embargo fueron los griegos y luego los romanos los que se encargaron de generalizar su consumo. Tiene vitaminas A, B y C y aporta pocas calorías, por lo que su consumo es muy recomendable. (Ver receta en la página 14 de La Buena Mesa).

Al comprar rábanos

Escoja rábanos de tamaño pequeño o mediano, pues suelen tener menos fibra. Busque frutos carnosos, firmes, de color vivo y piel suave, entera y sin fisuras. Si tiene hojas, deben ser color verde intenso: es sinónimo de frescura. Rechace piezas grandes y blanda o las que tengan un cuello amarillento.

Para conservar los rábanos

Elimine las partes verdes, estas aceleran su descomposición. Guárdelos en la nevera, en bolsas plásticas con agujeros. Lávelos solo al momento de consumirlos.

 

Ver receta Trío de rábanos

Trío de rábanos en texturas con mayonesa de perejil en base de semillas girasol

Publicidad