El que no llora…

Es la oportunidad para insistirle al mayor Pulido que haga algo para acabar definitivamente con esa modalidad que sigue incrementándose en las vías del Poblado y que nos mantiene a todos con los nervios de punta: los robos efectuados por varias motos sin parrilleros a los vehículos atascados en los tacos

A raíz del reciente atraco en un camino adyacente al Parque la Bailarina, donde dos jóvenes fueron heridos por robarles un morral, tal y como lo reseñamos en la edición anterior de Vivir en El Poblado, 280 habitantes de Patio Bonito (carreras 43 E, 45 y 46) enviaron una carta a la comandancia de Policía de El Poblado en la que le solicitan al mayor José Andrés Pulido realizar acciones para contrarrestar la delincuencia.

Dicen los firmantes que desean indicarle “los graves problemas de inseguridad que se están presentando en la zona del Parque de la Bailarina Isabel Cristina Restrepo Cárdenas y la zona de la canalización (puentes peatonales), donde ha aumentado la delincuencia, especialmente el atraco con arma blanca, llegando al punto de presentarse incidentes casi mortales como el del día sábado 15 de noviembre, sobre las 19 horas, cuando se apuñala a un joven cinco veces, en el mismo momento en el que se realizaba el evento de homenaje a la bailarina asesinada…”. Y a renglón seguido, piden “como comunidad y directos afectados que viven en la zona, que se realicen operativos para identificar a los delincuentes, la instalación de cámaras de seguridad, más iluminación y uniformados fijos. Queremos que se solucione el problema de raíz y que el barrio vuelva a la tranquilidad que tenía antes…”.

Gracias a esta unión de vecinos en torno a un objetivo común -la seguridad- se realizará alrededor del 10 de diciembre una reunión de la comunidad con las autoridades, la JAL y la Iglesia, en la parroquia de Santa María de Los Dolores. Un buen logro, pues, sin duda, el mayor Pulido y sus hombres tendrán una mejor perspectiva para diseñar medidas que redunden en la tranquilidad de los residentes y transeúntes.

Sea el momento de resaltar dos ejemplos positivos de reacción policial cuando es alertada por la comunidad: uno, Ciudad del Río, donde luego de que publicáramos varios informes periodísticos señalando los problemas de inseguridad y uso indebido del espacio público en el Parque Lineal, la Policía, con el mayor Pulido a la cabeza, ideó una estrategia de presencia las 24 horas que ha dado resultados y tiene satisfechos a los residentes.

El otro caso alentador y de agradecimiento con el mayor Pulido ocurre cerca al Parque Lineal La Frontera, donde el historiador Mauricio Castaño y 38 vecinos reconocen la labor de la Policía de El Poblado para mejorar el entorno. “Queremos dar los agradecimientos por habernos escuchado y haber puesto correctivos en el Parque Lineal La Frontera, en el cual estaba tomando fuerza una olla de vicio. En el día y en la noche los viciosos hacían de la suya: consumían drogas ilícitas, atracaban a residentes del sector, hacían actos obscenos, prendían equipos a todo volumen. Damos las gracias por disponer de una patrulla permanente y policías que controlan a estos actores peligrosos para el sector y la comunidad en general. Hoy nuestro temor es menor a que el parque se convierta en nido de delincuentes, como ha ocurrido con muchos de estos espacios en nuestra ciudad…”, dicen apartes de la carta enviada al mayor Pulido, con copia al alcalde Aníbal Gaviria y a la comandancia de la Policía Metropolitana.

No es el único reto de las autoridades. Los frentes son múltiples, entre ellos, la seguridad en el Parque de la Bailarina. Y como el que no llora nada consigue, es la oportunidad de insistirle al mayor Pulido que haga algo para acabar definitivamente con esa modalidad que sigue incrementándose en las vías del Poblado y que nos mantiene a todos con los nervios de punta: los robos efectuados por varias motos sin parrilleros a los vehículos atascados en los tacos. Son el pan de cada día.