El Puente de la Madre Laura ya está en funcionamiento

Desde las 5 p.m de este jueves 17 de diciembre se puso en operación el Puente de la Madre Laura, una ambiciosa obra que conecta las comunas 4 y 6, y facilita el tránsito por las avenidas regionales oriental y occidental.

FOTO CORTESÍA ALCALDÍA DE MEDELLÍN 
 

Con una longitud de 786 metros, este es el puente intraurbano más largo del país, una megaobra que conecta a las comunas 4 y 5, correspondientes a los sectores de Castilla y Aranjuez, respectivamente.

Con la apertura de esta nueva obra de ciudad, se beneficiarán más de un millón de personas, pues permitirá que los habitantes de ambos sectores tengan a su disposición una ruta directa entre ellos.

Con una inversión de 250.000 millones de pesos, esta obra se empezó a construir en el primer semestre del 2014. Ese mismo año, en septiembre, ya se habían levantado 42 de un total de 146 cimentaciones que sirven de apoyos del puente. Y en febrero del año en curso se unió al fin la plataforma que cruza en diagonal el río Medellín, uniendo la avenida Regional oriental con la avenida Regional occidental.

La promesa de entregar en operación el puente antes de culminar el año se cumplió. Así lo había propuesto la Alcaldía de Medellín y este jueves 17 de diciembre, el alcalde Aníbal Gaviria dio luz verde para que por la megaobra empezaran a transitar los vehículos. Además de facilitar la integración de los dos sectores, la obra también facilitará el flujo vehicular del norte de la ciudad, pues será una alternativa para los conductores que antes solo podían hacer el cruce tomando las ‘orejas’ del puente de la calle Barranquilla o el Puente del Mico.

A pesar de que el Puente de la Madre Laura ya entró en operación, lo últimos detalles de la construcción se alargarán hasta marzo, cuando queden culminadas obras complementarias como la siembra de cerca de 1.500 árboles, la construcción de senderos peatonales y espacios de recreación para el impacto social del sector. El proyecto contará con 3.5 kilómetros de ciclorruta y 10 mil metros cuadrados de andenes, generando así no solo vías alternativas, sino también una mejor seguridad para el peatón y el ciclista.