El proyecto del edificio Mónaco cuesta $30.000 millones ¿Los vale?

El proyecto del edificio Mónaco

El viernes 22 de febrero, a las 11 a.m., el edificio Mónaco del barrio Santa María de Los Ángeles caerá hecho pedazos. ¿Borrón de la memoria o puesta en orden de los valores de la sociedad?

Por: Clara Giraldo Agredo / clara.giraldo@vivirenelpoblado.com

Medellín Abraza su Historia, es el título de la película que quiere contar Medellín sobre Pablo Escobar, con un nuevo enfoque: legalidad, rechazo a la violencia, reconocimiento de los héroes reales. Manuel Villa Mejía, secretario Privado de la Alcaldía, explica las motivaciones de un proyecto que no nació en el Plan de Desarrollo, pero que encontró lugar.

 

El proyecto del Mónaco no estaba en el Plan de Desarrollo de esta Alcaldía ¿Cómo surgió?

Fue en 2016. Por la visita de algunos famosos, que vinieron a tomarse fotos con la tumba de Pablo Escobar y a usar una camiseta de él mismo. Eso generó respuestas de la gente, a favor y en contra. Empezaron a ser repetitivas las veces que se hablaba de Escobar, por Narcos, porque hasta iban a drogarse en la tumba. Esa indignación la representó el Alcalde como autoridad”.

Manuel Villa Mejía, secretario Privado de la Alcaldía
Manuel Villa Mejía, secretario Privado de la Alcaldía

¿Cómo se transforma esa indignación en la decisión de derrumbar el edificio?

“La primera opción fue venderlo, pero no se podía porque el edificio era de la Policía. Otras opciones fueron abrir un museo. O tumbarlo.

Un estudio de la administración anterior indicó que repotenciar el edificio valía $33 mil millones y volverlo a adecuar, $40 mil millones. Era inviable y la Policía no lo iba a recuperar.

Se pensó en venderlo y se tocaron puertas en el sector privado, pero nadie quería porque podría ser no una inversión sino un riesgo legal.

Decidimos hacerle la contra a la apología al delito y comenzamos a hablar con las comunidades, donde decían que no querían tener nada qué ver con Escobar. En 2017 se hace la estructuración del proyecto. Decidimos pasar de la indignación a la acción”.

¿Por qué se habla de que Medellín Abraza su Historia?

“Buscamos un fundamento filosófico. La estrategia la lanzará el Alcalde el viernes 22 de febrero. Si la ficción lleva 30 años contando lo que nos pasó, nosotros como sociedad, no solo como administración, contaremos el relato opuesto. No es inventarse nada, ya otras sociedades lo han hecho”. 

¿Cómo será el otro relato?

“Se fue consolidando un relato: narcoseries, documentales, youtubers, narcotoures, camisetas, museo. La ficción tiene todo eso y nosotros nada así de contundente, así de articulado. Por eso se empezó a hablar de contar la versión desde aquí. Ellos tienen un tour que va al lugar donde lo mataron, a la catedral, al Mónaco; pero la gente que pasa por La Macarena, por La Floresta, por la avenida Antonio Roldán Betancur, no sabe que ahí hubo bombas y muertos; por Las Palmas, El Tesoro, el parque Lleras y no sabe qué pasó”.

¿Estamos hablando de crear otro tour en la ciudad?

“El turista llega al Lleras a comprar droga y no sabe que esa droga hace parte de un sistema que hace unos años financió una bomba que ahí explotó y tuvo muertos. Así como existe el narcotour, dijimos, ¿por qué no tener un tour de la memoria? ¿Por qué no empezamos a promover documentales igual de potentes y bonitos que cuenten las historias de las víctimas? Tenemos que darles luz a los valientes, a los que la ficción ha callado”.

Entonces tendremos más que una implosión de una mole.

“La implosión será el detonante de la estrategia, porque es contundente y simbólica. Pero el reto es mayor. Nos hemos transformado como ciudad, pero no como sociedad. Esta tiene unas bases que están podridas. En los 70 y los 80 la ilegalidad se volvió una cultura”.

Tumbar un edificio es “fácil”. ¿Cómo transformar los valores?

Apostarle a la cultura de la legalidad, a la ética civil. Podemos ser fuertes contra las estructuras criminales y hacer inversión social, pero eso no va a transformar los valores. La estrategia necesita volver sobre la historia, entenderla, relatarnos, reflexionarnos, para proponer una reivindicación de los valores y producir un cambio mental, cultural y social”.

Los retos son serios.

“Lo más difícil es que la ficción lleva 30 años. Pero no depende de una administración, tienen que hacerlo todos los actores, así como los actores se quedaron en Medellín hace 30 años y lograron que saliera adelante. La ciudad tiene que saber quiénes fueron estas víctimas, estos valientes que fueron capaces de resistir en la legalidad ante tanta ilegalidad”.

La estrategia vale $30.000 millones, incluyendo la implosión y el nuevo parque. ¿De dónde saldrán los recursos si el Plan de Desarrollo no la incluyó?

“Es espacio público y nosotros tenemos el proyecto Parques para vos, nuevos espacios públicos, con recursos. Igual necesitamos que se siga vinculando el sector privado, con $15.000 millones, y seguiremos tocando puertas. Cuando vean que tumbamos el Mónaco, se sumarán con una obra de arte, o un documental y luego una serie y empezamos a ver un montón de cosas. La gente va a decir ‘esto está brotando de la ciudad’”.

¿Implosionar es borrar la historia?

“Para borrar la historia nos tocaría tumbar tres cuartas partes de la ciudad”.

¿ Qué destino tendrá la caja fuerte de Escobar que aun está en el Mónaco?

“Tiene que estar en el Museo Casa de la Memoria, para que invite a una reflexión. Que sirva para preguntarle a la ciudad cuáles son sus sueños”.

¿Por qué habrá invitados el día de la implosión?

Será un evento, no un show. Más que invitados de honor, queremos una muestra representativa de toda la sociedad: desde el Presidente hasta una víctima que nadie conoce. El contenido del evento será lo más importante”.

Publicidad