El precio de los combustibles

 Por: Juan Carlos Velez 
 
El pasado 15 de diciembre dejé una constancia en la plenaria del Senado de la República, en la cual manifestaba mi inconformidad con la decisión que había adoptado el Gobierno Nacional en cabeza del Ministro de Minas y Energía, el doctor Hernán Martínez, de no rebajar el precio de los combustibles al presentarse una caída sustancial de su valor en los mercados internacionales en los últimos meses.
La verdad es que los colombianos estamos pagando un valor supremamente alto por la gasolina, el diesel y otros combustibles, que comparado con lo que pagan los habitantes de otras latitudes, hoy por hoy en Colombia, un país exportador de petróleo, pagamos la gasolina a un precio muy superior al que lo hacen otros países no productores, como varios europeos y algunos centroamericanos y suramericanos; y qué decir de los norteamericanos que en los últimos meses han venido pagando entre US$1.50 y US$ 2.00 el galón de gasolina, que para nosotros cuesta cerca de los US$3.50.
¿Porque en Colombia es cara la gasolina? Por varios factores. En primer lugar, tiene un componente impositivo bastante alto, pues en su precio se incluyen el impuesto a la gasolina, el IVA y la sobretasa, que es la que va para los municipios y los departamentos, en nuestro caso ( Medellín) a pagar nuestra obligación con el Metro, y segundo, el Gobierno ha decidido establecer un “fondo de estabilidad” para el precio de los combustibles, por lo cual los consumidores estamos aportando entre $1.000 y $1.300 por galón, para que cuando el precio internacional vuelva a subir no haya que aumentar el nacional en las mismas proporciones. Este “fondo” le genera al Gobierno alrededor de 200.000 millones de pesos mensuales.
Creo que, sinceramente, debemos revisar lo relacionado con el costo de la gasolina para automotores en Colombia. Son demasiados impuestos, son demasiadas cargas, que hacen que en este país la gasolina sea considerada como un articulo de lujo. Cosa que no debe ser así, pues este no solamente se usa para los vehículos de los particulares que los destinan los fines de semana para dar “la vuelta a Oriente”, sino que es fundamental para los transportadores de carga, los que movilizan pasajeros y los que la utilizan para otros menesteres productivos. Pienso, de verdad, que si la gasolina en Colombia se ajusta a su valor real, tendría un gran impacto en nuestra economía que avizora para este año vientos de crisis.
Luego hablaremos de los peajes, que también son de los más caros del mundo y qué decir del peaje de Santa Elena que, a mi modo de ver, no se debería cobrar por el mal estado de la carretera. Es muy caro, para tan mala vía.

jcvelezsenador@hotmail.com
opinion@vivirenelpoblado.com

 
 
Publicado en la edición 383, febrero 1 de 2009